cine, comic, Críticas, Uncategorized

Grandes anuncios de Marvel, DC y Hulu en la SDCC 2019

21-7-2019

Bueno, amigos, ¿a vosotros también os está dejando loquísimos la Comic Con de San Diego de este año? No me refiero a que hayáis ido allí –ay, ojalá estuviéramos tan forrados-, pero al menos a los que vamos siguiendo por internet los grandes anuncios de los estudios se nos está quedando el culo torcido.

 

A long time ago, we used to be friends…

Para empezar, y aunque para algunos sea un anuncio menor, los ejecutivos de Hulu soltaron el gran bombazo en mitad de la charla de Kristen Bell y Jason Dohring, anunciando que en ese mismo instante salía en su plataforma la cuarta temporada de Veronica Mars. Los fans que llevábamos diez años esperándola gritamos como niñas japonesas. ¡Ya está colgada entera! ¡Sólo son 8 capítulos! ¡Y encima sale J.K. Simmons! ¿Le pedirá a Veronica que le traiga fotos de Spider-Man? –Nota: Sospecho que Veronica Mars tardaría cinco minutos en deducir que Peter Parker y el trepamuros son la misma persona.

¿Me estás diciendo que ahora trabajo para el Daily Bugle?

Marvel está más Excelsior que nunca.

Sin duda el plato fuerte, lo que todos estábamos esperando, son los anuncios de la próxima fase del MCU por parte de Marvel Studios. ¡Y madre mía! Lo que han llegado a soltar. Ahí va el resumen:

  • Los 4 Fantásticos y los X-Men confirmados para próximas películas, aunque aún sin fecha.
  • Thor: Love and Thunder. La cuarta entrega de Thor la volverá a dirigir Taika Waititi y, además de Chris Hemsworth, contará de nuevo con la gran favorita de los fans Tessa Thompson como Valquiria y, atención, con el retorno de Natalie Portman como Jane Foster. Que, según ha dejado caer la propia Natalie sutilmente, ¡se convertirá por fin en Thor!Imagen
  • Blade. Pues sí, vuelve el Cazavampiros que inició la moda de las películas de superhéroes “hechas en serio” a finales de los 90, sólo que en esta ocasión no será Wesley Snipes quien le dé vida, sino Mahershala Ali. Este actorazo se convierte así en el segundo villano de Luke Cage que interpreta a dos personajes distintos en el mismo MCU –la primera fue Black Mariah, la otra gran villana de Cage, que también aparecía en Civil War interpretando a otro personaje-. Esto nos da esperanzas a los fans de que David Tennant pueda volver a Marvel como… ¿Reed Richards? ¿El Doctor Muerte? Me da igual quién sea, mientras vuelva.Imagen
  • Shang Chi and the legend of the Ten Rings. El Bruce Lee de Marvel confirma su película, aunque a juzgar por el título, parece que su villano va a ser… ¡El Mandarín! Pero, ¿qué pinta la archinémesis número uno de Iron Man en una peli del Maestro de Kung Fu? Bueno, si conocéis un poco la historia de Shang Chi, recordaréis que fue creado cuando Marvel consiguió los derechos de Fu Manchú, el villano de la célebre saga homónima de películas. Marvel empezó a publicar cómics sobre este villano y le escribieron un hijo bueno para tener un héroe en sus cómics. Con los años, perdieron los derechos de Fu Manchú y nunca pudieron volver a usarlo, pero se quedaron con su hijo Shang Chi porque lo habían creado ellos mismos. Y, si en la película no van a poder usar a Fu Manchú como padre malvado del protagonista, ¿quién es el personaje de Marvel que más se le parece? ¡Exacto, el Mandarín!Imagen
  • Black Widow. La próxima película de Marvel, el año que viene, suponemos que narrará el origen de Natasha –porque una secuela sería un poco difícil, snif-. Sabemos que, además de nuestra amada ScarJo, la película contará con Rachel Weisz en un papel indeterminado y, agarraos, con David Harbourel sheriff de Stranger Things– como el Guardián Rojo, algo así como el Capitán América ruso –creo que se les ha olvidado que este personaje ya apareció en Agentes de SHIELD, interpretado por Zach McGowan, pero bueno, aceptamos barco-.Imagen
  • Doctor Strange in the Multiverse of Madness. De la segunda entrega del Hechicero Supremo, sólo sabemos que el villano será Pesadilla, aunque tal como acabó la primera es de esperar que el Barón Mordo también ande por ahí molestando al buen Doctor. La gran novedad es que en la película Doc estará acompañado por la Bruja Escarlata. Y ojalá, ojalá, usen esta película para introducir a los hermanos Hellstromde los que ya se había dicho que iban a hacer una serie– o a Magik de los X-Men, la alumna estrella de Extraño.Imagen
  • Eternals. Curioso que hayan elegido esta olvidada franquicia –que ni siquiera el maestro Neil Gaiman consiguió revitalizar– para hacer una película, pero al menos el reparto pinta muy bien. Richard Maddenes de suponer que como Ikaris-, Angelina Joliela mejor Sersi que podíamos pedir– y Salma Hayek.Imagen
  • The Falcon and the Winter Soldier. La gran novedad de la serie de Sam y Bucky es que contará también con Daniel Brühl. ¿Será en esta ocasión el Barón Zemo héroe o villano?Imagen
  • Wandavision. La serie protagonizada por la Bruja Escarlata y la Visión, al parecer, estará directamente conectada con la segunda entrega de Doctor Extraño y será necesario ver antes la serie para entender mejor la película –vamos, lo que lleva seis años pasando con el bueno de Coulson-.Imagen
  • Loki. De ésta sí que no han avanzado absolutamente nada, aparte del logo.Imagen
  • What if…? La serie de animación contará con las voces de los actores originales del MCU.Imagen
  • Hawkeye. La serie contará con Jeremy Renner de nuevo, pero además se incluirá por fin al personaje de Kate Bishop, la Joven Vengadora y líder de los nuevos Vengadores Costa Oeste –a la que amamos y admiramos como a pocos-. El logo, si os fijáis, es el de la legendaria miniserie de Matt Fraction.Imagen

¿El punto negativo? Estamos ya en 2019 y Marvel Studios sigue sin decir nada al respecto de una posible película de Hulka. ¿De qué sirve tener un estudio de cine y mogollón de pasta para CGI si luego no haces una peli del personaje más divertido y genial de tu editorial? A ver si va a tener que venir aquí a poner orden Howard, el Maestro del Quack Fu.

Kevin Feige, haz ya una peli de Shulkie o te atizará un mamporro gamma.

 

Crisis en Tierras Infinitas.

El nuevo crossover anual de las series del Arrowverso se rumorea que va a ser el último –debido a la más que posible cancelación de las cabeceras principales Arrow y Flash, aunque esperemos que no nos toquen Legends of Tomorrow, la mejor serie de superhéroes de la actualidad-. Parece que CW está intentando conseguir el máximo de cameos posibles de grandes leyendas de películas y series de DC para cruzarse, aunque sea brevemente, con nuestros héroes actuales. Si os acordáis, en el crossover del año pasado ya volvió John Wesley Shipp, esta vez no interpretando al padre de Barry sino al genuino Flash de la serie de los 90. Y encima, pudimos ver –de refilón y sin ser el mismo actor, pero con el mismo traje chillón– al Green Arrow de Smallville. Pues bien, para el nuevo crossover, de momento se han confirmado dos apariciones. La primera es la de Brandon Routh, que pese a que ya está en el Arrowverso desde hace años interpretando al genial Atom, también aparecerá interpretando de nuevo al añorado Superman de Bryan Singer, en lo que sin duda será un cameo muy gracioso –sobre todo si se encuentra con Atom-. El otro, que justo se desveló anoche, es nada menos que Burt Ward, que interpretó al inolvidable Robin de la serie de Batman de los 60. ¡Santas onomatopeyas, Batman!

Las posibilidades son infinitas. ¿Quién más saldrá? ¿Michael Keaton? ¿George Clooney con pezoneras? ¿El Joker animado de Mark Hamill? ¿Habrá justicia en este oscuro universo y veremos por fin a Tom Welling vestido de Superman? Sólo sé que mundos vivirán, mundos morirán.

 

Espero que los responsables de la Comic Con de San Diego empiecen a responsabilizarse de sus actos y a pagarnos las pastillas para el corazón que vamos a necesitar después de todos estos anuncios tan épicos.

¡Es la hora de las tortas!

 

Jöse Sénder.

Críticas

¿DÓNDE NOS HABÍAMOS QUEDADO? UN REPASO A ‘THE 100’ ANTES DE SU QUINTA TEMPORADA

24-4-2018

Publicado originalmente en Reino de Series.

La cadena CW estrena por fin la quinta temporada de The 100. Los fans, que ya estábamos mirando para encargar por internet uñas nuevas para no desangrarnos los dedos de tanto mordernos, no podríamos estar más agradecidos. En España, Syfy la estrenará ya doblada el 3 de mayo. ¿Qué os parece si repasamos cómo nos quedamos, para ir abriendo boca de cara a la nueva temporada?


Primero, un resumen rápido de todo lo que hemos vivido hasta ahora:

La Tierra, arrasada por un apocalipsis nuclear. Los supervivientes, en una estación espacial, El Arca. Un siglo después, ante la inexorable destrucción de la base, envían a la Tierra a 100 adolescentes convictos para que comprueben si ya es habitable. Allí descubren que no fueron los únicos supervivientes y existen ahora tribus de violentos salvajes que habitan los bosques post-apocalípticos y que convertirán la vida de los 100 en una pesadilla continua.

La primera temporada se centra en la lucha de los 100 contra el poblado salvaje más cercano, los Trikru, mientras el resto de habitantes del Arca intentan llegar también a la Tierra. En la segunda temporada, los Skaikru –como han sido bautizados los habitantes del Arca por los terrícolas– se encontrarán con un gigantesco búnker lleno de descendientes de ricachones que sobrevivieron al apocalipsis encerrándose allí y que han resultado acabar siendo, como casi todo el que se encuentran nuestros protagonistas en su camino, bastante hijos de puta.

La tercera temporada se divide en dos tramas principales: la inteligencia artificial maligna que destruyó el planeta vuelve para acabar lo que empezó y, paralelamente, los Skaikru eligen como nuevo líder a un sociópata violento y sanguinario que les aboca a la guerra por su intolerancia extrema –en una nada sutil, ni falta que hace, crítica a la administración Trump por parte de los guionistas de la serie-. Y en la cuarta, descubrimos que las centrales nucleares que sobrevivieron al estallido nuclear de hace un siglo –lo que los terrícolas llaman Praimfaya– están a punto de estallar también y los sufridos Skaikru –los que quedan vivos a estas alturas– tienen que encontrar una solución para que la humanidad no se extinga del todo.

¿Dónde nos habíamos quedado?

El final de la temporada nos deja con la certeza, tras varios meses intentando sin éxito hallar soluciones, de que no hay forma de detener el Praimfaya y que lo único que pueden hacer es esconderse durante los próximos seis años, hasta que la tierra vuelva a ser habitable. Y el único lugar para hacerlo es el búnker que hay debajo de Polis, la capital de los terrícolas.

Es imposible que quepan allí todos los clanes, así que, mientras los protagonistas intentan encontrar una solución justa, Thelonious Jaha la vuelve a liar una vez más intentando robar el búnker para que sólo los Skaikru puedan vivir en él y todos los demás mueran –¿A alguien le cabe aún alguna duda de que este hombre es el verdadero villano de la serie? ¿Por qué aún no lo han matado? Venga, Octavia, enróllate y haznos el favor-. Por suerte, Clarke, Bellamy y Murphy logran detener a Jaha una vez más y así evitar otra cruenta guerra de clanes terrícolas.

Pero el búnker es pequeño y sólo cabe una décima parte de lo que queda de la especie humana, así que de nuevo tocará hacer una criba y dejar a diez mil personas fuera para que mueran por la radiación –en serio, esta serie es como un videojuego de Telltale, todo el día tomando decisiones imposibles, injustas y moralmente cuestionables-. Un grupo de adolescentes hastiados de la vida ha decidido no ir al búnker y montarse una última fiesta de alcohol y setas, para morir colocados. Monty intenta convencer a los tarados para que recapaciten, pero no lo logra y así ve morir a Jasper, su mejor amigo –una pena, Jasper empezó siendo un personaje genial, pero en las dos últimas temporadas se había vuelto insoportable y al final resultaba un alivio que muriese-.

 

El grupito protagonista, siempre a su bola, se queda aislado al ir a rescatar a Raven y ya no tienen posibilidad de volver a tiempo al búnker, así que su única opción es reparar el cohete con que la comandante Becca Pramheda llegó a la tierra décadas atrás y volver a lo que queda de la estación espacial, para vivir allí aislados durante seis años hasta que puedan bajar de nuevo a la Tierra.

Pero, como a esta pobre gente nunca le puede salir nada bien a la primera, tienen fallos con el satélite y Clarke –que, tras la muerte de Luna, es la única cuya sangre puede sobrevivir a la radiación– tiene que quedarse atrás para activar manualmente la antena y devolver la electricidad al Arca. En una escena que parece sacada de las nuevas versiones de Tomb Raider, tiene que escalar una antena gigantesca mientras una oleada nuclear se acerca a ella arrasando el bosque a su paso –vamos, lo que Clarke Griffin llamaría “un martes”-.

Echo, la ayudante del rey Roan, es expulsada del Clan del Hielo y desterrada para vivir sola y en vergüenza perpetua, por haber intentado hacer trampa en la contienda de los jefes de los clanes. Se redime ayudando al grupo de Bellamy y Clarke y se une a ellos en la loca expedición al Arca. Luego intenta suicidarse, pero Bellamy la convence de que no lo haga, haciéndola ver que aún puede ser útil para salvar vidas.

Clarke y Bellamy, por su parte, siguen con ese rollo de “somos muy amiguitos y nos queremos mucho” y empieza a resultar desesperante que nunca confiesen que se gustan, con lo obvio que es. Ya tuvimos nueve años de tensión sexual entre Mulder y Scully, por favor, no lo repitamos.

 

Ship 1: BELLARKE

 

Al final, acaban yéndose al espacio Bellamy, Raven, Monty, Harper, Murphy, Emori y Echo. A duras penas, consiguen entrar en el Arca en la que se verán confinados durante los próximos años. Clarke consigue alinear la antena y luego huye para vivir en soledad en el exterior, mientras su familia y amigos están aislados, divididos entre el búnker y la estación espacial.

Y en el epílogo del último capítulo vemos que han pasado 6 años y 7 días. Clarke vive en el bosque, con aspecto más duro y militar que nunca, y se pasa el día enviando notas de voz con la esperanza de que Bellamy las reciba alguna vez –agh, dile que le quieres, por amor de Heda-. Está a cargo de una niña misteriosa, Maddie, que no sabemos de dónde ha salido ni por qué sobrevive a la radiación –es probable que sea una Sangre Nocturna que sobrevivió a la masacre Trikru-. Cuando esperan ver bajar de nuevo a Raven y los suyos, aparece por sorpresa una nave misteriosa, un transporte ruso de prisioneros con la palabra Eligius escrita y otros humanos que no son de su misma estación espacial.

Clarke ha ido a la pelu post-nuclear.

 

¿En qué punto se encuentra cada uno de los protagonistas?

Raven Reyes (Lindsey Morgan): Tras haberse quedado coja por culpa de Murphy –algo que por fin ha llegado a perdonarle-, Raven ha estado dando tumbos con su vida, decidida a compensar su carencia física con su portentosa inteligencia. Recientemente ha estado obsesionada con encontrar ella sola una solución al nuevo Praimfaya, debido en parte a una copia residual de la inteligencia artificial A.L.I.E. que ha quedado en su cabeza, torturándola psicológicamente. Pero, a un par de capítulos de terminar la temporada, Raven consigue destruir el residuo mental mediante la loca técnica de morir y resucitar con electroshocks. Porque si Kiefer Sutherland podía hacerlo en Línea Mortal de Joel Schumacher, Raven no iba a ser menos. O, como decía el bueno del doctor Sinclair: “¿Da Vinci, Einstein, Mozart? Elegiría a Raven Reyes por encima de esos tres perdedores cada día. Dos veces si es domingo”.

Raven es amor.

Octavia Blake (Marie Avgelopoulos): Ahora es la nueva líder de los trece clanes. La que empezó pareciendo la típica pija tonta en los primeros episodios pronto pasó a convertirse en una fusión de Xena, Buffy, Ripley y Sarah Connor, que deja más muertos a su paso en un minuto que Jack Bauer con dolor de muelas. Tras enamorarse del terrícola Lincoln –Ricky Whittle, el prota de American Gods-, Octavia no tardó en abandonar a su débil gente para unirse a los salvajes Trikru y entrenarse con ellos, convirtiéndose en la temible guerrera a la que la gente llama con miedo Skairipa, “la destripadora del cielo”. Ha tardado dos temporadas en perdonar a su hermano Bellamy por su parte de culpa en la muerte de Lincoln, pero parece que ahora, al borde del segundo apocalipsis, por fin lo ha conseguido. Octavia vengó la muerte de Lincoln apuñalando a sangre fría al tirano Pike. Participó en los “Juegos del Hambre” que organizó el rey Roan para decidir cuál de los clanes ganaría el derecho a ocultarse en el nuevo búnker y sobrevivir así al nuevo Praimfaya. Obviamente, Octavia ganó la contienda y, en lugar de decretar que sólo los Skaikru se salvarían, propuso compartir el búnker. Ahora es la nueva Heda, la comandante suprema de los trece clanes. Como siempre debió ser. Aunque está muerta de miedo ante tanta responsabilidad. “El tiempo de los comandantes pasó. El tiempo de la Llama pasó. Éste es tu momento” –Indra a Octavia-.

La nueva Xena.

Bellamy Blake (Bob Morley): Probablemente el personaje que más ha evolucionado a lo largo de la serie, con perdón de Octavia y Murphy. Empezó siendo el malvado insoportable al que deseábamos ver muerto en los primeros capítulos y nos sorprendió convirtiéndose en, prácticamente, el protagonista de la serie, junto a Clarke. Pero su historia no ha sido sólo pasar del mal al bien, sino que, como suele pasar en la vida real, ha sufrido recaídas. En la tercera temporada, cayó muy bajo apoyando el gobierno del terror racista de Pike y contribuyendo a la masacre de los Trikru, hasta que la muerte de su amigo Lincoln le hizo darse cuenta de su error y empezar de nuevo a buscar la redención. A día de hoy, incluso aunque Octavia y los demás ya le hayan perdonado, es evidente que él aún no se ha perdonado a sí mismo. Y ahora le toca liderar al pequeño grupo que se ha quedado aislado en el Arca, manteniéndolos unidos para que no se maten entre ellos o a sí mismos, y encima pasarse seis años alejado de su hermana Octavia y de su –insisto– amada Clarke. A este pobre hombre le pasan más desgracias que a Alison en Melrose Place.

Bellamy te puede romper la columna mirándote mal.

Clarke Griffin (Eliza Taylor): ¿Podemos pararnos un momento a admirar la magistral naturalidad con la que se trata la bisexualidad de la protagonista de esta serie? Una profunda reverencia al equipo de guionistas por su excelente tratamiento a este respecto. La apodada por los terrícolas como Wanheda –“Comandante de la muerte”- también las ha pasado negras en las últimas temporadas, desde que vio morir a su gran amada –Lexa, la comandante suprema de los Trikru y uno de los personajes más geniales de la serie– hasta que convirtió su propia sangre en Sangre Nocturna para intentar sin éxito ocupar el puesto de la fallecida y así poder evitar la siempre inminente guerra de clanes. Ahora, tras sacrificarse por salvar a sus amigos, le toca vivir aislada en el bosque durante más de media década, sin más contacto humano que la inútil radio con la que intenta contactar con Bellamy.

Ship 2: CLEXA

John Murphy (Richard Harmon): ¿El personaje más interesante de las últimas temporadas? Pues sí, probablemente lo sea. Empezó siendo algo así como un esbirro de Bellamy cuando éste parecía ser el malo de la serie. Y, cuando Bellamy resultó ser un buenazo y pasó a protagonizar la historia, Murphy siguió siendo un capullo. Sobre todo, porque sus propios amigos lo acusaron falsamente del asesinato de Wells Jaha y estuvieron a punto de ahorcarlo, cosa que nunca les perdonó. Murphy tuvo su fase de asesino psicópata, estuvo a punto de matar a Bellamy y dejó coja de por vida a Raven, pero el exilio –acompañado del mayor sociópata malnacido de la serie, Thelonious Jaha– le hizo recapacitar, centrarse y empezar a redimirse poco a poco. A día de hoy, Murphy ya no podría contarse como uno de los villanos de la serie, sino como uno de los protagonistas. Sigue siendo un macarra ególatra cuyos comentarios sarcásticos sacan de quicio a todos los demás personajes, pero eh, si todos queríamos a Spike en Buffy Cazavampiros, ¿cómo no vamos a querer a Murphy? Tras ser el consejero de la Comandante Loca, haber escapado de la Ciudad de la Luz de A.L.I.E. y haber encontrado el amor en la ladrona terrícola Emori, igual de badass que él, Murphy intenta ahora ganarse un sitio entre la gente a la que llama amigos.

En todas las series tiene que haber un Spike.

¿Qué podemos esperar de la quinta temporada?

Basándonos en el tráiler, está claro que los villanos de la temporada van a ser los rusos de la nave Eligius –se podría elucubrar que había otra estación espacial y que, al igual que hicieron los Skaikru en la primera temporada, han enviado a sus convictos a ver si la Tierra es habitable-, entre los cuales el actor angloespañol William Miller –Mike en Cuéntame cómo pasó– apunta a que va a ser uno de los más escalofriantes.

Por lo demás, podemos esperar acción a raudales; drama trepidante con nuevas decisiones imposibles que harán infartar a los personajes y a los espectadores; Clarke haciendo mil chulerías estilo Viuda Negra y siendo madre a la vez; Octavia intentando mantener unidos a todos los clanes en uno solo y, de paso, repartiendo leña como sólo ella sabe hacerlo; Murphy y Emori siendo cuquis; Bellamy y Murphy que parecen haberse dejado barba para ayudar a que nos creamos que han pasado seis años entre temporadas… espera… ¿Bellamy y Octavia peleando entre ellos? Oh, y esperemos, esperemos de verdad, que alguien le pegue un tiro en la cabeza a Jaha de una vez.

La verdad es que, pese a la mala impresión que pudiera dar su capítulo piloto, Los 100 se aleja de la típica serie de adolescentes de moda y nos narra un drama post-apocalíptico con constantes giros de guión, con un ritmo narrativo que no te deja aburrirte ni un segundo, con cliffhangers cada medio minuto, con adrenalina pura y con personajes bien construidos, en constante evolución. Excepto Finn. Nadie soportaba a Finn.

Podéis echar un vistazo al tráiler de la quinta temporada aquí.

May we meet again.

Críticas

CRISIS EN TIERRA-X – EL CROSSOVER DE LAS SERIES DC QUE DEBES VER

5-12-2017

Publicado originalmente en Reino de Series.

crossover de las series DC

Un año más, los fans de las series de superhéroes de la CW estamos de enhorabuena, porque ya tenemos aquí el crossover anual de nuestros personajes favoritos. Y esta vez, por suerte, no hemos tenido que esperar hasta casi el final de la temporada porque CW se ha portado y nos lo ha traído apenas en el capítulo 8 de sus respectivas temporadas. Esta semana se ha emitido en Estados Unidos, pero si no lo habéis visto, aún estáis a tiempo, porque Syfy lo emite sólo una semana después de su estreno original.

 

Cool guys don’t look at explosions.

 

Para que no os hagáis un lío con su orden de emisión, apuntad el orden correcto de visionado:

Parte 1: Supergirl 3×08

Parte 2: Arrow 6×08

Parte 3: Flash 4×08

Parte 4: Legends of Tomorrow 3×08

¡No os confundáis y lo veáis desordenado, que el año pasado el de Flash iba antes que el de Arrow y el cambio de orden de emisión puede ser un poco confuso!

 

¿Es que nadie va a sonreír para la foto del anuario?

 

Estos crossovers, como pasa en los cómics, suelen ser cada año más espectaculares que el anterior. Si la última vez –sin contar el exquisito capítulo musical, que sólo fue un crossover entre Flash y Supergirl, sin contar con las otras dos series– tuvimos una invasión alienígena, en esta ocasión tiramos la casa por la ventana con una invasión extradimensional. Los héroes de las cuatro series, reunidos en Central City con motivo de la boda de Barry Allen e Iris West, tendrán que enfrentarse a las tropas de la Tierra-X, un universo alternativo en que los nazis ganaron la segunda guerra mundial y ocuparon todo el planeta. Un mundo terrorífico que parece sacado de El hombre en el castillo” de Philip K. Dick –como Felicity se apresura a apuntar, en uno de su múltiples comentarios jocosos-.

 

Kara, alúmbrame un poco, anda, que no sé dónde he dejado la moto.

 

¿Qué tenemos en este crossover? Todas aquellas frikadas que nos puedan gustar. Ninjas. Nazis. Robots. Ninjas nazis. Robots ninjas nazis. Pero, sobre todo, versiones alternativas malvadas de los superhéroes a los que admiramos y queremos –que es una de las cosas más interesantes de los eventos multiversales de cualquier cómic de Marvel o DC-. El sanguinario Führer Oliver Queen y su amada Overgirl te ponen la piel de gallina y te demuestran el par de actorazos que sin duda están hechos Stephen Amell y Melissa Benoist. También tenemos, obviamente, un Harrison Wells alternativo –bueno, más o menos-, pero esto ya no es sorprendente: Tom Cavanagh ya nos ha demostrado innumerables veces su genialidad interpretativa, con las múltiples versiones de Wells de las distintas tierras y su capacidad para, con sólo un gesto o una frase, dejarnos claro a qué personaje está interpretando en cada momento, aunque vayan vestidos igual y tengan la misma cara.

 

¿Hay algo más guay que ver a White Canary apalizando nazis?

 

Pues sí… ver a Harrison Wells emulando La Gran Evasión.

 

La interacción entre personajes de distintas series que rara vez coinciden y la química que desprenden algunos de ellos es otro de los puntos a favor de este crossover y nos deja momentos para el recuerdo, como los momentos tiernos entre Caitlin Snow y el profesor Martin Stein, la ya esperada por todos química infinita entre Flash y Supergirl, o la sorprendente cantidad de momentos badass que comparten Iris –un personaje que por lo general suele ser bastante soso– y Felicity. Además, contar con los secundarios graciosos de cada serie –Felicity, Cisco, Rory, Winn– juntos en una misma historia siempre genera una buena dosis de risas aseguradas.

 

Es alucinante cómo Felicity Smoak puede pasar de ser el personaje más cómico…

 

…a ser la badass definitiva.

 

Siempre es un placer contar con nuevas apariciones de Ray Palmer como Atom y, sobre todo, con cada segundo en el que Wenworth Miller aparece para interpretar al Capitán Frío y se come la pantalla, al resto del reparto y nuestros corazones –¡y esta vez, encima, con el disfraz clásico de los cómics!-. No todo es nostalgia y ansiados reencuentros, ya que también se aprovecha para presentarnos a un nuevo superhéroe, The Ray, interpretado por Russell Tovey –sí, whovians, el mismísimo Alonso de Doctor Who… Allons-y, Alonso!-, que seguro que tendrá más apariciones y que acaba de estrenar su propia serie de animación –con la voz del propio Tovey y la de Melissa Benoist-.

 

ALLONS-Y, ALONSO!

 

Wentworth Miller siempre lo peta.

 

Lo único que se echa de menos en este crossover es la presencia del desternillante Plastic Man, la mejor incorporación que ha tenido la serie de Flash desde Harrison Wells –aunque, conociéndolo, es bastante comprensible que no estuviese invitado a la boda de Barry e Iris-. Pero lo poquito que le falta se compensa con creces con las grandes virtudes que tiene la historia. A destacar entre ellas, los guiños al musical de Flash y Supergirl, que con sólo verlos te entran ganas de volver a tragarte aquel mítico capítulo una vez más –los que ya habéis visto Crisis en Tierra-X… ¿habéis reconocido la canción que canta Kara?-.

 

Sácame una foto así, como que voy a salvar el mundo y eso.

 

Ya sabéis: Ninjas, nazis, robots, muchos superhéroes juntos en poses molonas… por todo esto y más, vale la pena ver Crisis en Tierra-X. Incluso si os habéis estado saltando alguna de las cuatro series –yo confieso que hace mucho que dejé Legends of Tomorrow-, podéis ver la historia y enteraros de todo perfectamente. Así que no esperéis más y dadle caña al DCverso televisivo, que es –amén de infinitamente mejor y más consistente que su homónimo cinematográfico– una de las cosas más interesantes que le han pasado a la televisión internacional en los últimos años.

 

Team-ups épicos…

 

Duelos de superhéroes…

 

¡…y hasta el Capitán América! Uy… no, perdón, me he confundido.

Críticas

LAS RAZONES POR LAS QUE ‘RIVERDALE’ ES LA NUEVA ‘VERONICA MARS’

24-5-2017

Originalmente publicado en Reino de Series.

La primera temporada de Riverdale ha terminado por todo lo alto y nos ha dejado con el corazón en un puño. Quién iba a decir que una adaptación moderna de los cómics clásicos de Archie pudiera ser tan intensa y trepidante, ¿eh? El guión está bien escrito, la trama es interesante y los cliffhangers del final de cada capítulo nos dejan con el ansia extrema de saber lo que va a pasar a continuación. Pese a la galopante sosez de Archie y Betty, personajes tan grandes e interesantes como Jughead, Veronica o el señor Andrews compensan las carencias de personalidad de los dos primeros y confieren una gran profundidad a la obra. Pero lo que muchos fans del mamarrachismo adolescente de calidad hemos notado –y que, una vez notado, no puede dejar de verse- es su exagerada semejanza con cierta obra cumbre de la historia de la televisión. Me estoy refiriendo, obviamente, a Veronica Mars, genialísima serie de intriga adolescente que, del 2004 al 2007, impactó al mundo y se impuso para siempre como un fan-favorite del nivel de Buffy, Xena o Expediente X. En esta joya televisiva, Kristen Bell –podéis recordarla como la chica eléctrica de Héroes o la voz de Anna en Frozen– interpretaba a la intrépida hija adolescente de un detective privado que vivía en un pueblo de ricachones, plagado de corrupción, desigualdades sociales, prejuicios y turbios conflictos. Veronica se dedicaba a investigar casos para sus compañeros de clase en sus descansos del instituto –como una especie de versión americana y muy, muy feminista de nuestro Detective Flanagan– y a menudo acababa involucrada en asuntos mucho más peligrosos, como casos de asesinatos, pedofilia o violaciones en serie. La frescura con la que estaban escritos sus diálogos y la perfecta mezcla de drama, thriller y comedia de que hacía gala fueron algunos de los puntos que la convirtieron en la obra de culto que hoy en día es considerada. Y todo eso por debajo del exacerbado carisma que desprendían la protagonista y la mayoría de los personajes recurrentes –sobre todo su padre-.

Pero, ¿por qué comparar Riverdale con Veronica Mars? Es evidente para cualquiera que haya visto ambas series lo mucho que la nueva versión de las aventuras de Archie y su Pandilla bebe de la mítica serie detectivesca adolescente. No sólo en la dimensión personal de algunos de sus personajes, sino incluso en algunos detalles de la propia trama. ¿Cariñoso homenaje? ¿Influencia involuntaria? ¿Plagio por la patilla? El tiempo lo dirá. No os equivoquéis: nos encanta Riverdale, pero hay que admitir que es sospechosamente calcada a Veronica Mars. Veamos algunas sorprendentes similitudes entre ambas series.

EL AMBIENTE

Archie y su Pandilla era en su día la máxima expresión del “Modo de Vida Americano“, la representación idealizada de los Estados Unidos de los años 50. Un pueblo grande o ciudad pequeña, con su cafetería clásica, sus chavales enfundados en chaquetas deportivas bebiendo batidos, sus partidos de fútbol escolar vividos como si fuera la Champions, su sano desparpajo adolescente sin malicia. Por eso una de las grandes bazas de la nueva serie es el giro que han querido darle, mostrándonos la falsedad de la sociedad americana idealizada, empeñada en ocultar sus propios defectos. Este uso de la idílica sociedad de Riverdale como crítica a la desigualdad y a la cara mas fea del American Dream ha sido algo innovador y original… que ya hizo Rob Thomas hace 13 años en Veronica Mars. Los Mars vivian en Neptune, California, un pueblo caluroso lleno de bonitas playas, verdes colinas y alocados surferos, que se esforzaba en dar al mundo exterior una imagen de perfección y felicidad representada por los ricachos que habitaban la ciudad. Pero detrás de esa fachada había todo un mundo de división social entre los llamados “09ers” –las familias ricas que habitaban el distrito 09– y el resto de la ciudad, que consistía en la gente de clase obrera que trabajaba para ellos –como decía el padre de Veronica, “esa clase media-baja a la que aspiramos a llegar algún día”-. Peleas de bandas, estafas vergonzosas de los ricos a los inmigrantes latinos que les servían, turbios secretos de familia guardados para proteger un apellido o una empresa millonaria… era el pan de cada día en Neptune, como lo es ahora en Riverdale, separado en calidad de vida entre los del distrito norte y los del distrito sur.

LA TRAMA PRINCIPAL

Veronica Mars arrancaba de una forma impactante y demoledora. El asesinato de una joven de buena familia, guapa, popular y muy querida por todos, ponía en peligro la supuesta paz del bucólico pueblo y comenzaba a enfrentar a unos con otros. Ella era Lilly Kane –interpretada por Amanda Seyfried, de Los Miserables o Mamma Mia-, la mejor amiga de Veronica y hermana del exnovio de ésta, el heredero de la familia mas rica e importante de todo Neptune. La ineptitud del sheriff local a la hora de resolver el crimen llevaba a la protagonista a tomar la decisión de investigarlo por su cuenta a escondidas. ¿Os suena? En efecto, es exactamente la trama principal de Riverdale, que empieza con el perturbador asesinato de Jason Blossom, el guapo, popular y querido por todos heredero de la familia mas rica del pueblo. Cuando Archie y su pandilla ven que el sheriff no va a lograr resolver nada, deciden investigar el crimen por su cuenta, como buenos adolescentes –yo no sé por qué la gente se esfuerza en estudiar criminología cuando hay tantos adolescentes ociosos por ahí-. Y no os vamos a destripar el final, pero la resolución final del caso de la primera temporada es sorprendentemente similar –aunque afortunadamente tiene las suficientes diferencias para que la season finale de Riverdale no sea demasiado previsible-.

 

“Este muerto está muy pijo”.

 

LA DETECTIVE ADOLESCENTE

En Riverdale han querido emular incluso al personaje principal de su fuente de inspiración, aunque con menor fortuna. La súbita transformación de Betty Cooper, la vecina y mejor amiga de Archie, en una hábil periodista del diario del instituto –que además es una detective de nivel Colombo así por las buenas– es un calco exacto de la historia de Veronica Mars. Por desgracia, el personaje elegido para imitar a nuestra audaz reportera que resuelve crímenes ha sido el mas soso y carente de carisma de toda la serie. Probablemente habría sido mucho mas jugoso si la detective improvisada no fuese Betty sino su amiga Veronica Lodge, pero claro, con ese nombre habría sido demasiado descarado.

 

Las comparaciones son odiosas, como la madre de Betty.

 

MACARRAS CON CORAZÓN

Dos de los personajes mas queridos de Veronica Mars eran sin duda los “malotes pero profundos” por excelencia: el motero criminal Elías “Weevil” Navarro y el niño rico atormentado Logan Echolls. Sufríamos con sus intentos de redimirse, tanto como con sus trágicos trasfondos personales. Riverdale tiene a sus propios Logan y Weevil: nada menos que Jughead Jones y su padre, FP Jones. Al igual que sucedía con los dos grandes secundarios de Veronica Mars, aquí también parece que cada semana toca acusar a los Jones de algún delito que no han cometido. Jughead –interpretado por el sorprendentemente crecido hijo de Ross en Friends, Cole Sprouse… ay, qué viejos somos– es el joven atormentado por su pasado que no para de meterse en líos y que rápidamente se convierte en el personaje mas carismático y aclamado de la serie, como en la otra lo fuera Logan. En cuanto a su padre, FP –interpretado magistralmente por Skeet Ulrich, el escalofriante villano de Scream ahora reconvertido en señor de mediana edad… de nuevo: ay, qué viejos somos– es el digno heredero del Weevil de 2004: líder de la banda de moteros criminales de la ciudad, que se mete en mil follones pero que tiene corazón y se desvive por los suyos. En la original, Weevil lideraba a los moteros portorriqueños conocidos como los PCHers –porque su zona de actuación era la Pacific Coast Highway-, mientras que en Riverdale FP dirige a los Snakes, la banda del Riverdale South que aterroriza a los niños ricos de idéntico modo al que hicieran los PCHers. La relación casi familiar entre estos macarras y los buenos es una de las mayores semejanzas entre ambas series, ademas de mostrarnos que el estereotipo de criminal barriobajero no siempre es real y que puede ser mucho mas noble que los supuestos chicos buenos –aunque en el caso de FP, tan bueno no será si ha llamado a su propio hijo “Cabeza de Jarra”-.

 

Bad boys, bad boys, what you gonna do…

 

OSCUROS SECRETOS FAMILIARES

Es curioso como no sólo la trama principal se repite en ambas series, sino también algunas de sus subtramassecundarias. El caso más evidente –creo que ése fue el momento exacto en el que dije “eh, un momento, esta serie yo ya la he visto”– es el de la conspiración de una familia de odiosos ricachones para ocultar un embarazo no deseado. En Riverdale, a mitad de temporada descubrimos que Polly, la hermana de Betty, ha sido encerrada en una institución médica bajo el falso pretexto de problemas mentales, pero que en realidad es una treta de su –insoportable– madre para que nadie descubra que está embarazada… nada menos que de Jason Blossom, el niño rico asesinado, heredero de la familia a la que los padres de Polly detestan con toda su alma. ¿Os suena? En la segunda temporada de Veronica Mars, tenemos a Meg Manning –interpretada por Alona Tal, la Jo Beth de Supernatural… ¿esta mujer sólo interpreta a personajes que se llamen como las de Mujercitas o qué?– que, tras ser la única superviviente del asesinato en masa en torno al que gira la temporada, cae en un coma y sus padres, católicos conservadores muy duros e intolerantes, prohíben las visitas al hospital y la mantienen oculta. Hasta que nuestra resabida heroína descubre que en realidad Meg esta embarazada de Duncan Kane, el hermano de la difunta Lilly y heredero del imperio económico de la ciudad, de la familia a la que los padres de Meg detestan con toda su alma. Pero hay más: Jason Blossom de Riverdale, antes de ser asesinado, planeaba fugarse para poder criar a su hijo lejos de sus represivos padres. ¿Sabéis quién mas planeaba huir con su bebé para cuidarlo lejos del podrido hogar familiar y, en su caso, sí que lo consiguio? Exacto: Duncan Kane. Curioso, ¿eh? Y eso no es todo, incluso hay otra trama secundaria de Riverdale que esta calcada al 100% de una subtrama de las temporadas dos y tres de Veronica Mars: se trata de lo del libro de jugadas de los deportistas del Riverdale High, en el que en realidad apuntan comentarios machistas sobre sus conquistas, a las que humillan y degradan hasta que las protas les paran los pies. Esta trama ya sucedió tal cual en Veronica Mars, con la diferencia de que en Riverdale apenas dura un capítulo, mientras que en VM sucede en un capítulo de la segunda temporada pero acaba originando toda la trama del violador, que es el centro de la tercera.

 

“Dejad de imitarme, pipiolos”.

 

OTROS PERSONAJES CALCADOS

Los puntos más importantes que conectan ambas series ya están expuestos, pero no debemos olvidar a algunos otros personajes que encierran un sospechoso parecido entre ellos. Es el caso de Veronica Lodge, una de los cuatro protagonistas de Riverdale: una niña rica cuyo padre ha sido detenido por estafas millonarias y encarcelado, acabando con el buen nombre de su familia y obligándola a ella a empezar una nueva vida, con mucho menos dinero y arrepintiéndose de sus años como pija malcriada que trataba fatal a los demás, lo que ahora intenta compensar en busca de redención. Esta historia ya la tuvimos de forma bastante parecida en Veronica Mars con el personaje de Jackie Cook –interpretada por Tessa Thompson, a la que pronto veremos como la Valquiria en Thor: Ragnarok-, aunque hay que admitir que a su versión Riverdale se le da mucho mejor lo de volverse buena gente, con lo que es bastante mas fácil cogerle cariño que a Jackie. Otra similitud entre personajes está entre Keith Mars, el padre de Veronica –Enrico Colantoni, famoso por la serie Dame un Respiro o la peli Héroes Fuera de Orbita– y Fred Andrews, el padre de Archie –qué decir de nuestro idolatrado Luke Perry, a parte de que es de lo mejorcito de la serie-. Ambos son señores de mediana edad muy venidos a menos por culpa de los ricachones de la ciudad y les guardan rencor, ambos están separados y encuentran un nuevo amor al que acabarán renunciando por el bien de sus respectivos –y tocahuevos– hijos. Y, por último, decir que el personaje más rematadamente odioso de Riverdale –Alice Cooper, la madre de Betty que, pese a tener nombre de estrella del rock, es un ser retorcido e insufrible– recuerda muy poderosamente a Celeste Kane, la madre de Duncan y Lilly y la que es sin duda el personaje más deleznable y repulsivo de Veronica Mars. Lo único que echamos en falta en Riverdale es a un Dick Casablancas tan épico como el que interpretara Ryan Hansen en VM.

 

Bad boys volumen 2

Las pijas arrepentidas.

 

Y después de esta meticulosa comparación –tan odiosa como todas las comparaciones, lo admito-, sólo queda decir que, ahora que se cumplen diez años del final de Veronica Mars, Riverdale se puede considerar un bonito homenaje a esta obra magna de la televisión digna de ser recordada en los anales de la historia. Sea como sea, tanto si han decidido copiarla descaradamente como si es fruto de la casualidad, no cabe duda de que Riverdale es una gran serie, con grandes personajes y una narrativa excelente. ¿Que ya se había hecho antes? . ¿Que pese a ello es genial y vamos a seguir viéndola enganchadísimos a sus giros dramáticos y sus misterios? También. En el sagrado nombre de Jughead os digo yo que sí.

Pero nunca olvidaremos a Veronica Mars. Porque “a long time ago, we used to be friends“.

Críticas

FRIENDLY REMINDER: ARRANCAN LAS SERIES DE SUPERHÉROES DE THE CW

17-10-2016

Publicado originalmente en Reino de Series.

superhéroes de the cw

¡El verano terminó! (No, ¿en serio? Cuéntame más…) Y ya sabéis lo que eso significa: vuelven las series de superhérores de the CW por todo lo alto. Mientras los marvelitas aún sufrimos (disfrutamos, más bien) los estertores del Luke Cage de Netflix y babeamos ante la perspectiva de Iron Fist el próximo marzo, las grandes series de superhéroes DC arrancan su nueva temporada en esa mágica semana del año que los verdaderos frikis nos pasamos todo el verano ansiando. Y este año viene además con grandes noticias, ya que The CW ha comprado la serie Supergirl para añadirla a su catálogo –hasta ahora pertenecía a la CBS- y eso significa que por fin nuestra querida Kara Zor-El va a integrarse en el mismo universo que Arrow y Flash, con sus consecuentes crossovers. Genial, ¿no? Vamos a repasar un poquito cómo quedaron los finales de temporada de las tres grandes series de DC y qué podemos esperar de sus nuevas andaduras, basándonos en lo que ya hemos podido ver esta semana.

 

ARROW: EL ALCALDE DE LOS FLECHAZOS

La serie oscura por definición del DCverso terminó espectacularmente su cuarta temporada, con nuestro héroe turbio y atormentado volviendo a matar, en esa ciudad en la que siempre parece ser de noche y en día de lluvia. Damien Darhk (interpretado por Neal McDonough, que hizo de Dum-Dum en la primera peli del Capitán América en 2011) moría de forma truculenta y gore a manos de Oliver. John Diggle decidía dejar el equipo tras la muerte de su hermano. Canario Negro, muertísima y enterrada. El padre de ella, destrozado por la pérdida y decidiendo que el alpiste es la salvación. Felicity y Oliver, separados una vez más. El genialérrimo Malcolm Merlyn (nuestro amado John Barrowman, de Torchwood y Doctor Who), traicionado por Oliver, volviéndose un villano furioso de nuevo. Vamos, que la cosa acababa peor que el Imperio Contraataca. Con una excepción: Oliver Queen es elegido alcalde de Star City. Porque recordad, niños: en Estados Unidos, si eres un ricachón bipolar con antecedentes delictivos, la política es tu futuro.

 

superhéroes de the cw Arrow

Como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación…

 

¿QUÉ ESPERAR DE LA NUEVA TEMPORADA DE ARROW?

El título “Legacy” del primer episodio ya nos deja clara la intención de renovar el elenco de secundarios. Diggle se ha ido a vivir su vida, la Canario guay se ha ido a desperdiciar la suya en una serie tan insulsa e insoportable como es Legends of Tomorrow, la Canario peñazo ha muerto, Thea ha decidido jubilarse (aunque no nos queda muy claro por qué) y el agente Lance se pasa el día cantando “El vino que tiene Asunción” mientras abraza farolas apasionadamente. Sólo nos quedan Oliver, Felicity y Curtis (por cierto, gran fichaje para la serie), así que el Team Arrow necesita urgentemente nuevos reclutas. Felicity nos enseña con poca sutileza las fichas de personaje de unos cuantos aficionados que van por las calles de Star City en plan secundarios de Kick-Ass y nos deja claro que algunos de ellos van a unirse a los protas de la serie. En fin, esperemos que lo de Thea sea una fase pasajera, una de esas tramas de “me voy o no me voy” que tienen todos los superhéroes, y que vuelva a repartir leña como sólo ella sabe.

La nueva posición de Oliver como alcalde le puede dar mucho juego a la serie, viendo los ardides que tiene que inventarse para llevar una vida secreta sin que lo pillen (recordemos que sólo ha tenido un guardaespaldas en su vida y éste tardó diez minutos si llega en descubrir que era Arrow). La ausencia de sus secundarios más molones ha hecho que en este piloto de temporada sea el propio Oliver el que lo parte a lo grande, con sus momentos chulescos incluso en su identidad civil. Sólo os digo que el momento homenaje a Bruce Willis en “El último Boy Scout” me llegó al corazón (“Si me tocas, te mato”).

 

superhéroes de the cw Arrow

¿Tienes fuego?

 

En cuanto al villano de la temporada, ya quedaba claro desde el principio que no iba a ser ese mafioso del montón que nos estuvo dando la brasa durante todo el capítulo y que al final tenía que aparecer sí o sí alguien mucho más interesante. Y en efecto, al final del capítulo nos encontramos con un arquero misterioso, una versión siniestra del propio Arrow vestido de negro (con una máscara que recuerda bastante a la de Zoom en Flash) y que muy probablemente tardaremos varios capítulos en descubrir quién es en realidad. Yo apostaría por Malcolm Merlyn cabreado y buscando venganza (porque, no nos engañemos, ¿qué sería esta serie sin el bueno de Barrowman?), un vengativo Ra’s Al Ghul (en un sorprendente giro de “no estaba muerto, estaba de parranda”), el añorado Tommy Merlyn (en un sorprendente giro de “no estaba muerto, estaba de parranda”), un Slade Wilson fugado de prisión o, qué demonios, el mismísimo Roy “Arsenal” Harper. Que sí, Roy no tendría ningún motivo lógico para volverse malo, pero oye, si eso sirve para que vuelva un personaje que molaba tanto, yo lo compro. A ver qué nos depara la temporada. Está claro que oscuridad, drama, acción por un tubo, tensión Olicity y momentos de chulería impagables.

 

FLASH: PUES AHORA ME CABREO Y VIAJO POR EL TIEMPO, HALA

En cuanto a Flash, podemos decir que es la versión luminosa y sonriente de Arrow. En Central City siempre brilla el sol (claro, la noche y la lluvia se la han quedado toda en Star City), Flash es un superhéroe amado por el pueblo y todo son risas y abrazos. Bueno, hasta que Zoom mató al padre de Flash, claro. El pobre John Wesley Shipp (que ya interpretó a Flash en la serie de los 90, además de ser el padre de Bastian en La Historia Interminable 2 o el padre de Dawson en Dawson Crece… un poco encasillado en papeles paternos, ¿no?) tenía los días contados desde que el guionista decidió sacarlo de la cárcel, eso está claro. Pero en fin, la segunda temporada acabó con un Flash muy cabreado que consigue al fin acabar con su archienemigo Zoom. El problema es que el mosqueo que pilla le resta un poco de lucidez mental y al final decide viajar atrás en el tiempo para evitar la muerte de su madre y cargarse todo el continuo espaciotiempo al más puro estilo Biff Tannen y su Almanaque Deportivo. Esto pinta mal.

 

superhéroes de the cw supergirl

¡Caray Doc, tenemos que volver a 1985 y salvar a Jennifer!

 

¿QUÉ ESPERAR DE LA NUEVA TEMPORADA DE FLASH?

La nueva temporada comienza en una realidad paralela creada por los trasteos de Barry en el pasado y su “Wibbly-Wobbley Timey-Wimey Stuff”, que diría David Tennant. Barry es feliz, está retirado del negocio superheroico, hay un nuevo Flash (Wally West, por supuesto) y el gran villano velocista les dura esta vez un capítulo. Obviamente, esta situación no iba a durar, así que al final del capítulo Flash restaura la realidad mediante obvias referencias a Regreso al Futuro (no me puedo creer la escena en que Barry les explica lo que ha pasado usando la línea temporal de Doc Brown en la pizarra y que ni Cisco ni Caitlin hagan un comentario friki al respecto). Pero entonces tenemos la sorpresa final (chan chan): algo ha hecho mal y sigue habiendo cambios en el mundo por culpa de sus tonteos temporales. ¿Va a ser así toda la temporada? Esperemos que no. Que de vez en cuando haya un capítulo de paradojas cuánticas está bien y es curioso de ver, pero si toda la serie se convierte en eso una y otra vez, puede acabar volviéndose un poquito agobiante (nivel Legends of Tomorrow, pero esperemos que eso nunca llegue a suceder).

Aún no sabemos quién será el villano de la temporada, pero es bastante probable que sea algún tipo que corre muy de prisa y tiene muy mala leche. Así, por variar un poco. Afortunadamente, los villanos episódicos que tiene esta serie son tan variados y tan interesantes que no molesta el hecho de que el villano central de temporada siempre sea igual que el anterior. Habrá que ver lo que pasa en el siguiente capítulo.

 

superhéroes de the cw supergirl

Cisco sigue siendo el rey.

 

SUPERGIRL: LO MEJOR QUE LE PUEDE PASAR A CW

Sí, gracias al cielo, CW ha comprado Supergirl y ahora forma parte del mismo DCverso que sus dos (hasta ahora) series estrella. ¿Qué fue lo mejor que tuvo la primera temporada de Supergirl? Clarísimamente, cuando CBS y CW se pusieron de acuerdo para montar un crossover entre Flash y Supergirl, jugando con viajes interdimensionales para justificar que ni Flash ni Arrow hubiesen oído hablar nunca de ese tal Superman. Así que juntarlos en un mismo universo para su segunda temporada es algo así como el golpe maestro definitivo. La defensora de National City (los guionistas de DC tienen una creatividad pasmosa a la hora de poner nombre a las ciudades, ¿eh?) terminó su temporada por todo lo alto, derrotando al fin a sus archienemigos Non e Índigo (nada menos que Laura Vandervoort, la Supergirl de Smallville), salvando la tierra de la destrucción, sacrificándose en el espacio por nuestros pecados, sólo para ser salvada en el último instante por su hermana Alex. Probablemente una de las pocas notas oscuras de esta serie, que si Flash es el día a lo que Arrow es la noche, Supergirl ya es un mediodía de agosto en Beverly Hills. La serie de superhéroes más simpática y agradable de la actualidad, sin duda, con personajes entrañables que abrazarías con todas tus fuerzas (sí, Calista Flockhart, te hablo a ti) y buen rollo supurando por todos los poros. Al final todo acababa bien, con J’onn J’onzz restaurado como director de la DEO y reconocido como héroe mundialmente, con Kara enrollándose con Jimmy Olsen (por favor, que sea sólo una fase pasajera y Kara acabe con Winn, porque este Jimmy es más soso e insípido que el de Smallville y el de Lois y Clark juntos… que ya es decir), con un ascenso laboral y con Cat Grant aprendiéndose por fin el nombre de su secretaria. Dejaban dos tramas abiertas que sin duda ocuparán la segunda temporada: el padrastro de Kara sigue vivo y está retenido en un misterioso complejo militar; y además, el cliffhanger final, con esa nave kryptonianaestrellándose en la tierra y Supergirl mirando en su interior alucinada. ¿Quién habrá dentro? ¿Superman? ¿Zod? ¿Supergirl Bizarra? ¿Tom Welling con un arranque de nostalgia entre sus canas?

 

superhéroes de the cw supergirl

Los Superprimos

¿QUÉ ESPERAR DE LA NUEVA TEMPORADA DE SUPERGIRL?

Bueno, pues recién visto el primer capítulo de la segunda temporada, debo decir que de momento no ha habido ninguna mención a un cambio de universo que pueda justificar futuros crossovers. Quizás pase un poco más adelante, ya lo veremos. Pero en fin, ha sido un arranque de temporada espectacular, con ese team-up con Superman que llevaban tanto tiempo anunciándonos y que ha cumplido con lo que esperábamos (al menos esta vez sólo hemos tardado un año en ver a Superman con su traje, en vez de esperar diez años para verlo fugazmente reflejado en la ventanilla de un avión… ¿eh, Smallville? Ejem). Presentación de nueva villana misteriosa en complejo gubernamental secreto al más puro estilo de la Madame Kovarian de Doctor Who; reforzar la idea de “esto es como Superman pero en versión femenina” con la inclusión de la hermana de Lex Luthor; risas y puñetazos como cabe esperar en Supergirl; misterios planteados que probablemente serán la trama de la temporada… todo conseguido y bien hilado. Ahora nos faltará ver quién es el misterioso kryptoniano de la nave, quién es esa señora del proyecto Cadmus, qué pasa entre Kara y Jimmy, qué pasa entre J’onn y Superman… ¡esta temporada promete! Oh, y por supuesto, Cat Grant sigue siendo lo mejorcito de la serie, absolutamente genial e insuperable. Por cierto, con la manía que tiene Cat de pronunciar mal los nombres de sus empleados… ¿alguien más ha pensado que esa nueva secretaria a la que llama “Tessmacher” podría ser la mismísima Tess Mercer, amante y ayudante de Lex Luthor? Pensadlo.

En cuanto a lo mejor que podemos esperar de la temporada, creo que está bastante claro. Si el momentazo supremo y eternamente esperado de la primera temporada fue el crossover entre Flash y Supergirl –que nos anunciaron a principios de temporada y tuvimos que esperar meses y meses hasta que al fin vio la luz-, en esta segunda temporada repetiremos este cruce, pero mejor aún, porque esta vez va a ser… ¡un musical! Y, si los rumores no mienten –y ojalá no lo hagan-, dirigido por el maestro absoluto de los musicales en series: el sacrosanto Joss Whedon. Mirad si no “Once more with feeling”, el episodio musical de Buffy, listado entre los mejores musicales de la historia por varias revistas especializadas, o la webserie “Doctor Horrible’s Sing Along Blog”. Si alguien tiene la capacidad de dirigir un musical de Supergirl y Flash, ése es Whedon, sin duda. Y mucho me temo que van a volver a hacernos esperar unos cuantos meses, para presentarlo hacia finales de temporada y mantenernos así en vilo. Pero la espera merecerá la pena, seguro.

 

superhéroes de the cw supergirl

No amar a Cat Grant debería estar penado con la cárcel.

 

Esto es todo lo que se puede decir de momento del arranque de las nuevas temporadas de los superhéroes de The CW. No voy a hacer menciones a Legends of Tomorrow porque, sinceramente, fui incapaz de terminar de ver la primera temporada. Quién iba a decir que una serie que contaba con dos de los mejores personajes de Arrow (la Canario original y Atom), que contaba con el genial Arthur Darvill (Rory de Doctor Who) y con viajes en el tiempo iba a desarrollarse de una forma tan aburrida e interminable, estirando las tramas hasta lo ridículo para justificar su duración. A saber. Aunque debo decir que el capítulo del oeste estuvo muy, pero que muy bien. Pero ya está.

Sólo os puedo decir que las nuevas temporadas de Arrow, Flash y Supergirl (sobre todo ésta última) prometen mucho. Os dejo con el vídeo promocional que ha sacado la cadena para ponernos los dientes largos con la inclusión de Kara en su universo. Because of Cisco, that’s why.

Críticas

10 RAZONES PARA AMAR A CAT GRANT – SUPERGIRL

25-4-2016

Publicado originalmente en Reino de Series.

La primera temporada de Supergirl ha terminado por todo lo alto, dejándonos un muy buen sabor de boca. Misterios, aventuras y adorabilidad concentrada. Y de todos los personajes que hayan pasado por la serie, hay uno que se ha ganado nuestros corazones incluso por encima de Kara Zor-El: ni más ni menos que Cat Grant, la jefa pija, sarcástica y ególatra con la que Calista Flockhart (nuestra querida Ally McBeal, que está más sexy cuantos más años pasan) interpreta a una especie de Cruella De Vil modernizada que, en su infinita bordería, acaba siendo tan adorable que nos enamora el alma a un nivel nunca visto. Aquí tenéis las 10 razones (¿Sólo 10? Sí, hemos tenido que resumir muuucho) para amarla.

 

Tiene más estilo que nadie en el mundo.

Giro de cintura: 10. Estilazo: 10.

 

Es extremadamente sexy.

Ya quisiéramos estar así de guapos y guapas.

Ya quisiéramos nosotros estar así de guap@s.

 

No tiene filtro. Cada frase que sale por su boca es una joya.

Zasca.

 

Nadie representa el poder femenino anti-patriarcal como ella.

Dales duro, Cat.

 

Puede parecer mala y retorcida, pero en el fondo es un ser adorable con un corazón que no le cabe en el pecho.

Qué moni. <3

 

Sus constantes bromas sobre famosos son lo mejor de la serie.

Y seguimos con los zascas.

 

Sobre todo cuando incluyen al que es su marido en la vida real.

Han no está tan Solo…

 

Y bueno, pullas incluso hacia otras cadenas de televisión.

Chúpate esa, CW.

Es la versión 2016 de Amanda de Melrose Place.

Es la personificación del sarcasmo y la bordería pura. ¿Cómo no amarla por ello?

 

Por todo esto, ni Arrow, ni Flash, ni siquiera Supergirl… Cat Grant es nuestra superheroína favorita del mundo mundial, ahora y siempre.

Críticas

ANÁLISIS DEL FINAL DE LA SEGUNDA TEMPORADA DE ARROW

20-5-2014.

Publicado originalmente en El Palomitrón.

arrow-serie-cw-dc-comics-comic-banner-logo-promocional

 

Varios días después, por fin he salido del shock y puedo decir: Menudo final de temporada el de ARROW, ¿eh? Si aún quedaba alguien que no diera un duro por esta serie -¿en serio hay alguien tan loco?-, seguro que este capítulo le ha despejado las dudas. Muchas series tienen finales de temporada que son simplemente un capítulo más, difícilmente distinguible de cualquier otro. No es el caso de ARROW. Repasemos cuáles han sido sus puntos fuertes. Los flojos también, claro, pero sobre todo los fuertes.

 

Slade dando guerra
Slade dando guerra

 

Acción por un tubo

Como comentaba en el artículo anterior, “10 razones por las que Arrow es una de las series del momento”, una de las mayores bazas con las que cuenta esta serie es lo estupendo de sus escenas de acción. Siempre son trepidantes, entretenidas y no suelen repetirse como en otras series. Si en la primera temporada ya teníamos acción a raudales, en la segunda se multiplica por dos –quizás porque pasamos de tener un héroe protagonista a tener dos-. El ritmo y la tensión no paran de crecer durante toda la temporada, lo que podría haber causado que el final no estuviera a la altura. Pero lo está, vaya que si lo está. Podríamos decir que la temporada no hacía más que crecer y la explosión final de adrenalina le hace toda la justicia que se merece. Esa batalla final de los héroes –la mini-liga de la justicia de Oliver– contra el ejército de Mirakurus no tiene mucho que envidiar a grandes batallas finales de la historia de la tele –como la del final de BUFFY CAZAVAMPIROS, hoy hace 11 años, o la batalla del Aguasnegras en JUEGO DE TRONOS-. La pelea final entre Oliver y Slade es todo lo que esperábamos y la superposición de ambas peleas entre ellos –la actual y la de hace 5 años-, lejos de aburrirnos con flashbacks, está perfectamente gestionada para hacerla aún más interesante. La única pega que le encuentro es, quizás, lo fácil que resulta acabar con los supersoldados, que supuestamente son monstruos tan fuertes como Slade o Roy, pero que aquí los despachan con la misma facilidad con que Thor se cargaría a un oficinista regordete -¡Si hasta Laurel consigue quitarse de en medio a uno de ellos!-.

 

Si se acaba el mundo, lo primero es caminar de forma chulesca
Si se acaba el mundo, lo primero es caminar de forma chulesca

 

Todos brillan por igual

Algo que me ha parecido redondo en este episodio es que los demás personajes no se han limitado a ser una mera comparsa del protagonista. Cada uno de los personajes que componen el amplio elenco ha tenido su momento de gloria. Diggle lo tiene cuando por fin le para los pies a Amanda; Lance está genial cuando le exige a Oliver que vuelva a matar; Oliver, por su parte, tiene su gran momento cuando decide enmendar su error del pasado y dejar con vida a Slade –y también con la “declaración” a Felicity, pero de eso hablaremos más adelante-; Felicity tiene dos grandes momentos: cuando inyecta a Slade –y, de hecho, resuelve todo el problema de temporada– y cuando le vacila a Nyssa Al’Ghul al principio del capítulo; Roy cuando se sincera con Thea al fin; Thea largándose con Malcolm Merlyn; y, por último y quizás más importante, Sarah sacrificando todo lo que quiere para volver con la Liga de Asesinos.

 

Es imposible no querer a Canario
Es imposible no querer a Canario

 

Es imprevisible, pero inevitable

El final no estaba cantado, eso está claro. Llevamos toda la temporada convencidos de que el único final posible era Oliver matando a Slade. Y una vez más los guionistas nos sorprenden. Hay ciertas cosas que se veían venir, pero es que la trama llevaba hacia ellos de forma inevitable y de no haber sucedido así nos habrían decepcionado. Si Thea hubiese dejado pasar sus problemas familiares y hubiese declinado la invitación de Merlyn, no nos la habríamos creído. Si Roy no se hubiese puesto el antifaz y convertido por fin en Red Arrow, habríamos pensado “pues qué decepción”. Pero, con todo, la resolución de la pelea Oliver-Slade ha sido sorprendente, como también lo ha sido enterarnos de que Oliver salió de la isla años atrás –una gran idea, por otra parte, no sé si la serie habría podido aguantar con tres años más de flashbacks de la isla… ahora faltará ver cómo explican que cuando fue rescatado en el primer episodio estuviera otra vez allí– y, sobre todo, la declaración de Oliver a Felicity. Que luego resulta ser un engaño, vale –eso no te lo perdono, Oliver-, pero al final se entrevé una posible trama romántica entre ambos, que haría muy felices a todos los fans de “Olicity” –entre los cuales me incluyo-.

 

No nos dejéis así, por favor
No nos dejéis así, por favor

 

Los grandes personajes una vez más

Cada uno de ellos ha tenido sus tramas y su desarrollo a lo largo de la temporada y es fantástico ver cómo todo explosiona en este final. Es fascinante cómo en la primera temporada consiguieron que nos encariñáramos tanto con Slade y en la segunda han conseguido que lleguemos a odiarle. ¿Llegarán a hacer que volvamos a quererle, después de todo lo que ha hecho? Diggle también culmina su trama de espionaje, su enemistad con Deadshot y su relación con su exmujer, todo en un solo capítulo. En cuanto a Roy, es un gran personaje, pero cuyo interés había ido bajando últimamente debido a los capítulos que ha pasado en coma y a las estupideces que hacía, pero en este final de temporada parece que vuelve a despegar –piel de gallina con ese antifaz rojo y ese arco-, esperemos que siga subiendo. El detective Lance se ha ido convirtiendo en un personaje cada vez más interesante, con lo cual espero que el final del capítulo no sea más que un susto. Y en cuanto a Sarah, nuestra querida Canario Negro, ha tenido una fantástica trama en la que abandonaba a la Liga de Asesinos para ayudar al hombre que ama y a su familia y, al final, ha acabado volviendo con ellos para hacer lo mismo. La broma final en la que entrega su chaqueta a Laurel es muy buena como guiño a los lectores del cómic que saben que era Laurel quien la vestía originalmente, pero dado el tratamiento de ambos personajes en la serie, espero de verdad que sólo sea eso, una pequeña broma interna. Sarah tiene que seguir siendo Canario Negro, a Laurel no le pegaría nada y arruinaría a un personaje genial.

 

vlcsnap-2014-05-20-16h38m58s228
Hola, soy John Barrowman. ¿Te llevo a algún sitio?

¿Qué os ha parecido a vosotros? ¿Tenéis ganas de ver de una vez a Ra’s Al Ghul? ¿Creéis que es la última vez que vemos a Slade Wilson? ¿Creéis que Roy y Thea volverán a estar juntos? Y, más importante si cabe… ¿podréis aguantar hasta el otoño sin oír eso de “My name… is Oliver Queen”?

Críticas

10 RAZONES POR LAS QUE ARROW ES UNA DE LAS SERIES DEL MOMENTO

28-4-2014

Publicado originalmente en El Palomitrón.

10 RAZONES POR LAS QUE ARROW ES UNA DE LAS SERIES DEL MOMENTO. Series en El Palmitrón.

 

A estas alturas, ya no es necesario decir que ARROW es una de las serie de moda. Puede que el protagonista sea un sosainas en toda regla y que no pueda rivalizar con su antecesor JUSTIN HARTLEY, pero eso no le va a restar calidad a una serie que es, por todo lo demás, sencillamente brillante. Vamos a repasar las diez principales razones por las que ARROW merece la pena, cada semana un poquito más que la anterior.

 

1.Acción bien llevada.

Sí, es una serie de superhéroes, ¿cómo no iba a tener acción? Bueno, recordemos que SMALLVILLE tenía dos minutos de acción por cada 40 de drama romántico. Los guionistas de las series suelen centrarse o bien en el conflicto interno de los personajes, dejando la acción como una mera anécdota argumental, o bien en mucha acción con personajes planos y poco trabajados. En pocas ocasiones nos encontramos con un equilibrio acertado entre ambas, pero ARROW lo tiene. Las escenas de acción son trepidantes, variadas (no nos encontramos con siempre la misma escena de acción repetida una y otra vez, como pasaba en XENA o en el COCHE FANTÁSTICO), están bien repartidas y no suelen ser gratuitas sino que ayudan a desarrollar la trama.

 

Arrow

 

 

2.Ambiente oscuro y decadente.

Starling City es un nombre poco adecuado para una ciudad tan oscura y siniestra que rivaliza con la Gotham clásica o con la visión de Los Ángeles en EL CUERVO. Dejémonos ya de estética colorida y guiones alegres. Para ser un superhéroe no tienes que ser ADAM WEST o CHRISTOPHER REEVE. La estética oscura, desgastada, Grunge, potencia la oscuridad de los propios personajes, dándole a la serie un aire más adulto de aquel al que nos tenían  acostumbrados otras series del mismo género.

 

10 RAZONES POR LAS QUE ARROW ES UNA DE LAS SERIES DEL MOMENTO. Series en El Palmitrón.

 

 

3.Secundarios interesantes.

Una de las reglas para que una serie sea magnífica es que sus personajes secundarios nos fascinen y nos cautiven. JOSS WHEDON ya nos lo ha dejado claro con todas sus series y películas. Hay muy pocas ocasiones en las que un personaje protagonista sea más genial que sus secundarios (FARSCAPE, FIREFLY, VERONICA MARS… ¿a alguien se le ocurre otra?), así que por lo general esperamos que los secundarios sean brillantes. Y ARROW lo consigue con creces: La mala leche de Roy nos sorprende cada día; todos saldríamos de copas con Tommy Merlin; el detective Lance es el padre que desearíamos tener y el poli al que confiaríamos nuestra vida; Felicity Smoak es tan adorable que no se puede describir con palabras; hasta somos capaces de perdonar todos los pecados de Moira Queen en cuanto la conocemos un poco mejor. ¿Qué más nos  da que Oliver Queen sea un tipo seriote y poco interesante, cuando tenemos esa amplia galería de secundarios? Por cierto, ¿he mencionado ya a Felicity? No lo suficiente, creo.

 

10 RAZONES POR LAS QUE ARROW ES UNA DE LAS SERIES DEL MOMENTO. Series en El Palmitrón.

 

 

4.La corrección política es tan de los 90…

Ya cansaba el clásico héroe buenazo y sacrificado que nunca mata a sus enemigos para demostrar a los niños que hay un modo mejor de hacer las cosas. Basta ya de G.I.JOES  y de EQUIPOS A. Oliver Queen no tiene problemas en atravesar el cuello de un mafioso con una flecha en cuanto se le pone un poco tontorrón. A su madre no le quita el sueño matar a cientos de inocentes para proteger a su familia. Desde el primer capítulo, sabemos que el protagonista ha engañado a su novia con su hermana (con la hermana de ella, no la de él… ¡que no es un Lannister!) y no por eso nos cae peor. Si que es cierto que le pide perdón a la engañada en cuestión, pero ya sabemos con cuál de las dos se queda al final, ¿no?.

 

10 RAZONES POR LAS QUE ARROW ES UNA DE LAS SERIES DEL MOMENTO. Series en El Palmitrón.

 

 

5.Los flashbacks.

Estructurar una serie en base a flashbacks es peligroso. Cuando alternas una trama que sucede en la actualidad con otra que sucedió años atrás, corres el riesgo de que la trama del pasado se convierta en un rollo infumable y que el espectador diga “oh no, otra vez un flashback, voy a pasarlo rápido” (y sí, estoy hablando de cierta otra serie de éxito también relacionada con islas desiertas que en realidad estaban más pobladas que el Corte Inglés un sábado). En ARROW, la trama de hace 5 años en la isla es igual de potente y fascinante que la trama principal de la actualidad. La historia es enigmática, continuada y nada está ahí sólo para rellenar, sino que todo tiene una razón. De modo que a veces incluso nos sorprendemos pensando “a ver si sale ya un flashback de la isla, que me tiene intrigado y quiero saber qué pasó”.

 

10 RAZONES POR LAS QUE ARROW ES UNA DE LAS SERIES DEL MOMENTO. Series en El Palmitrón.

 

 

6.Villanos escalofriantes.

Dependiendo del villano en cuestión, puede ser más plano o más profundo, pero es innegable que todo villano de ARROW posee un carisma único. Desde los principales de la serie, como el impresionante Slade, el reverendo Blood (vaya, quién se iba a imaginar que era malo con ese apellido tan poco sugerente…), el doctor Ivo o Malcolm Merlyn (cómo no va a tener carisma si es nada menos que el mismísimo JOHN BARROWMAN, agente de Torchwood), hasta los villanos episódicos como Dollmaker, Deadshot, Huntress o el corrupto interpretado por TAHMOH PENIKETT (¿hay alguna serie actual en la que no salga este hombre?). Mención especial a nuestra adorada SUMMER GLAU, que no puede hacer un papel sin causar enamoramientos a diestro y siniestro.

 

10 RAZONES POR LAS QUE ARROW ES UNA DE LAS SERIES DEL MOMENTO. Series en El Palmitrón.

 

 

7.Giros argumentales interesantes e inesperados.

Después de tantos años viendo series, estamos acostumbrados a los giros (teóricamente sorprendentes) de guión y, a menos que los escriba WHEDON, los vemos venir desde lejos. Por eso se agradece que en ARROW consideren al espectador como alguien inteligente y no se lo den todo mascado. En un capítulo pueden colarte una sorpresa terrible cuando ya ha pasado el supuesto final feliz y dejarte con la intriga una semana, mientras que en otro sueltan la bomba que destruye todo en lo que creíamos a los escasos 5 minutos de empezar, cuando menos te lo esperas. Buenos que se vuelven malos, malos que se vuelven buenos, gente que muere, gente que no estaba muerta, listos que se vuelven tontos y viceversa.

 

10 RAZONES POR LAS QUE ARROW ES UNA DE LAS SERIES DEL MOMENTO. Series en El Palmitrón.

 

 

8.Los cambios respecto al cómic.

Cualquier fan de un libro o un cómic detesta los cambios importantes en su adaptación al cine o televisión (no puedes haberte leído CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO sin amar la serie de JUEGO DE TRONOS pero odiar su segunda temporada; no puedes ser un fan de los cómics Marvel y aguantar entera la película de LOBEZNO). Pero en el caso de ARROW, los cambios sustanciales que se han aplicado no se han hecho al tuntún, sino que responden a una voluntad de sorprender y de alejarse de un producto predecible. Alguien que ha leído cómics de GREEN ARROW hasta hartarse, está esperando sin demasiado interés que Laurel se convierta en Canario Negro de un momento a otro, por lo cual nos deja alucinados ver como en la serie es su hermana quien lo hace (las bromas al respecto en los primeros episodios son geniales). Todos pensábamos que Tommy Merlin, el mejor amigo de Oliver, iba a ser el malvado Merlyn the Archer de los cómics, pero resultó ser su padre. Es una forma magnífica de mantener siempre sorprendido e intrigado tanto al espectador que no conoce la obra original como al fan de toda la vida.

 

10 RAZONES POR LAS QUE ARROW ES UNA DE LAS SERIES DEL MOMENTO. Series en El Palmitrón.

 

 

9.No se estanca.

Algo que suele suceder en casi todas las series es que sus personajes siempre mantienen un status quopermanente a lo largo de todas las temporadas, para tener una coherencia que permita que te saltes dos capítulos y sigas sabiendo lo que pasa. Si se da un cambio inesperado en la vida de un personaje, a no ser que se trate de una muerte, lo más habitual es que al cabo de pocos episodios todo vuelva a su cauce habitual para no confundir al espectador. Chandler Bing puede mudarse a otro estado por motivos de trabajo, pero en el próximo capítulo todo se arreglará; los personajes de ONCE UPON A TIME nunca abandonarán Storybrooke; y no os engañéis, Homer Simpson nunca dejará la central nuclear. Pero en ARROW nos dejamos de continuidades indestructibles: el protagonista pasa de llamarse “El Encapuchado” a llamarse “The Arrow” de una temporada a la siguiente; pasa de matar alegremente a todo el que se le cruza a intentar cortarse un poco al respecto (aunque no demasiado). De esta forma, no nos esperamos lo que pueda pasar a continuación. Hoy Oliver Queen es un millonario mujeriego y mañana podría vivir bajo un puente, casado con Felicity y criando a dos hijos, para el año que viene hacerse misionero en el Congo.

 

10 RAZONES POR LAS QUE ARROW ES UNA DE LAS SERIES DEL MOMENTO. Series en El Palmitrón.

 

 

10.Canario Negro.

Es imposible no amar a Sarah Lance. Es la superheroína perfecta. No se limita a cumplir un papel de complemento-florero a un héroe machista, sino que es un personaje fuerte y principal por derecho propio, con tanto peso e interés en la trama como el propio Arrow. Sus escenas de acción son incluso mejores que las de Oliver, su pasado oscuro es fascinante, su trama horizontal con Ra’s Al Ghul promete ser uno de los pilares del futuro de la serie. Esas poses, esas peleas, esa mala baba, esa actitud de “hago lo que quiero y cuando quiero”…  Con perdón de Felicity o de Slade, me atrevería a decir que Black Canary es el personaje más redondo de la serie.

 

10 RAZONES POR LAS QUE ARROW ES UNA DE LAS SERIES DEL MOMENTO. Series en El Palmitrón.

 

 

Después de todas estas razones, ¿sigues sin ver ARROW? Venga, enfúndate en tus mejores ropas (de cuero), súbete la capucha y corre antes de que te spoileen. Ya sabes que, si quieres salvar tu ciudad, debes convertirte en alguien distinto… o en algo distinto.

¿Y vosotros? ¿Qué razones nos dais para estar enganchados a ARROW?

%d bloggers like this: