Críticas

25 CAPÍTULOS INOLVIDABLES DE DOCTOR WHO

8-10-2018

Publicado originalmente en Reino de Series.

Con el estreno de la temporada 11 de Doctor Who nos adentramos en una nueva era en la que estrenamos nuevo Doctor (Jodie Whittaker) y nuevo showrunner (Chris Chibnall). Russell T. Davies nos dio una época gloriosa y Steven Moffat unas muy decentes tres temporadas antes de que se le fuera la olla y, como le sucedió a la primera ministra Harriet Jones, “se le viera cansado” (ejem…). Pero ya iba tocando una renovación y, ojalá, devolver la serie a la gloria que tuvo en sus mejores tiempos, los de Tennant y Davies –esperemos que Chibnall esté a la altura-. Ahora que ya va cogiendo rodaje, ¿qué mejor momento para repasar con nostalgia algunos de los capítulos más sublimes de la serie? Aquí tenéis una lista de 25 episodios que quedaron marcados para siempre en la memoria de los Whovians.

NOTA: algunos episodios son dobles, pero se han contado como uno solo-.

 

3×10: BLINK

Venga, admitidlo, todos sabíais que Blink iba a estar en el primer puesto. Cuando alguien nos dice que nunca ha visto Doctor Who y le gustaría echarle un vistazo, éste es el capítulo perfecto para engancharles. Un capítulo en el que los dos protagonistas apenas aparecen y un personaje de un solo episodio –Sally Sparrow, interpretada por Carey Mulligan– lleva todo el peso de la acción. Un guión redondo y unas criaturas terroríficas de la mano de Moffat antes de perder el sentido del gusto.

Blink and you’re dead”.

 

ESPECIAL TEMPORADA 4 y ½: THE END OF TIME (PARTES 1 Y 2)

Entre las temporadas 4 y 5 pasó bastante tiempo, por problemas económicos de la BBC. Durante ese tiempo se emitieron varios capítulos especiales, con Tennant en solitario y una calidad asombrosa que supera incluso las cuatro temporadas anteriores. Estos episodios son conocidos entre los fans como “la temporada 4 y ½” o “la temporada fantasma”. Y el último de ellos, en dos partes, es The End of Time, con la lacrimógena despedida de Tennant que da paso a Matt Smith, con Wilfred –el abuelo de Donna– como companion, con el retorno del Master, el enfrentamiento final entre el Doctor y Rassillon, el Presidente de los Timelords –el mismísimo Timothy Dalton– y esa estremecedora aparición de la madre del Doctor medio explicando el origen de los Weeping Angels, trama que quedó colgada al irse Russell T. Davies de la serie y no poder terminarla. Insuperable en todos los sentidos.

I don’t wanna go”.

 

5×10: VINCENT AND THE DOCTOR

El Doctor y Amy conocen a Vincent Van Gogh en esta preciosidad de capítulo, con Tony Curran Defiance, Daredevil, Crazyhead– y Bill Nighy –Love Actually, Shaun of the Dead, Hot Fuzz-.

 

TEMPORADA 7 ESPECIAL 50 ANIVERSARIO: THE DAY OF THE DOCTOR

El especial del 50 aniversario de la serie se estrenó en cines y fue alucinante. Matt Smith coincide  por primera vez con David Tennant –esperadísimo retorno– y se les suma el magistral John Hurt como el War Doctor, en esta historia en que se redefine por completo el final de la Guerra del Tiempo entre los Timelords y los Daleks, se da un repaso nostálgico a los 12 Doctores habidos desde 1963 –contando a John Hurt– y se vislumbran por primera vez las cejas de Capaldi.

Gallifrey falls no more”.

 

6×01 y 6×02: THE IMPOSSIBLE ASTRONAUT / DAY OF THE MOON

En este capítulo doble, el Doctor –junto a Amy, Rory y River– viaja a los Estados Unidos en 1969, donde contará con la ayuda del presidente Nixon y de un agente del FBI renegado –Mark Sheppard, alias Crowley de Supernatural– para enfrentarse a la temible raza de los Silence, unos alienígenas que llevan infiltrados entre los humanos desde el origen de los tiempos, pero que tienen la peculiaridad de que si dejas de mirarlos un momento te olvidas de su existencia.

When the first question is asked, the Silence will fall”.

 

3×08 y 3×09: HUMAN NATURE / THE FAMILY OF BLOOD

Este doble capítulo es de los más emotivos y desgarradores. El Doctor y Martha están atrapados a principios de siglo XX, perseguidos por una familia de monstruos alienígenas. El problema es que el Doctor ha perdido la memoria y cree que es un simple profesor humano que se ha formado una nueva vida, con lo que Martha se las verá muy chungas para convencerle de que vuelva en sí. Al final, veremos a un Doctor mucho más terrorífico y violento que los propios malos. Como curiosidad, fue la primera vez en que dos actores de Juego de Tronos aparecieron en un mismo capítulo de Doctor Who –Viserys y Jojen-.

He’s like fire and ice and rage. He’s like the night and the storm in the heart of the sun”.

 

ESPECIAL TEMPORADA 4 y ½: VOYAGE OF THE DAMNED

Otro de los épicos especiales de la Temporada Fantasma. En este caso, el doctor –Tennant– deberá salvar una nave espacial llamada Titanic que está a punto de colisionar con la tierra, ayudado por una camarera llamada Astrid –nada menos que Kylie Minogue-, cuyo nombre es curiosamente un anagrama de TARDIS –¿ahí hay una historia de orígenes que te dejaste a medias, Davies?-. Con la primera aparición de Wilfred.

I’m the Doctor. I’m a Timelord. I’m from the planet Gallifrey in the constellation of Kasterborous. And I’m the man who’s about to save your life and the six billions down there. Any problem with that?

 

2×12 y 2×13: ARMY OF GHOSTS / DOOMSDAY

El final de la segunda temporada es de los más recordados a lo largo de la serie. La guerra entre los Daleks y los Cybermen con la tierra como campo de batalla y la ayuda del Doctor, Rose, Jack y todo Torchwood en la memorable Batalla de Canary Wharf. Uno de los finales de temporada más amargos y lacrimógenos de la serie.

Rose Tyler, I…

 

TEMPORADA 7 ESPECIAL DE NAVIDAD: THE TIME OF THE DOCTOR

La emotiva despedida de Matt Smith, con él y Clara en un planeta llamado Christmas, luchando contra todos los enemigos del Doctor unidos –Daleks, Cybermen, Silence, la Iglesia Universal-. Con esa loca fan theory de que Amy es la abuela de Clara –googleadlo y flipad-.

Raggedy man, good night”.

 

ESPECIAL TEMPORADA 4 y ½: PLANET OF THE DEAD

Otro de los especiales de Tennant, en el que un autobús de Londres es engullido por un portal hacia un planeta desértico lleno de mosquitos robot asesinos. En este episodio aparece una de las casi-companions favoritas de todos: la ladrona de joyas Lady Christina de Souza –Michelle Ryan, la prota del remake de la Mujer Biónica-.

 

5×1: THE ELEVENTH HOUR

El primer capítulo de la era Moffat, la primera aventura de Matt Smith y la llegada de la adorable Amy Pond y el genial Rory. Se te parte el corazón con la historia de la pequeña Amy y a la vez te meas de risa con el Doctor comiendo palitos de merluza con natillas. Con la aparición de Olivia Coleman –la prota de Broadchurch-. A la mayoría de Doctores cuesta un par de capítulos cogerles el punto, pero en el caso de Smith bastó con esa épica escena final en la terraza para adorarlo.

Hello, I’m the Doctor. So, basically… RUN”.

 

7×13: THE NAME OF THE DOCTOR

El final de la séptima temporada, el cementerio de Trenzalore en el que algún día descansarán los restos del Doctor enterrado en su propia TARDIS, el enfrentamiento final con la Gran Inteligencia –Ian McKellen-, el retorno de River Song y la apoteósica y magistral resolución del rebuscado enigma de la existencia de Clara “Oswin” Oswald.

Run, you clever boy… and remember”.

 

4×13: JOURNEY’S END

El final de la cuarta temporada propició una emotiva reunión de antiguos companions en la que coincidían Donna, Martha, Mickey, Rose, Jackie, Harriet Jones, el capitán Jack Harkness –ya entonces acompañado de Gwen, su co-protagonista en Torchwood– e incluso los clásicos sempiternos Sarah-Jane y K9. Precioso.

 

7×6: THE BELLS OF SAINT JOHN

La primera aventura de la “verdadera” Clara Oswald –no sus versiones alternativas de otras épocas-, en la que ella y el Doctor se enfrentan a los últimos estertores de la Gran Inteligencia, que está atrapando almas inocentes en Internet. Ya lo dice el Doctor, “miles de almas atrapadas en internet gritando desesperadamente para que alguien los escuche”, a lo que Clara responde “o sea, básicamente, Twitter”.

 

1×09 y 1×10: THE EMPTY CHILD / THE DOCTOR DANCES

El primer capítulo doble de la era moderna de Doctor Who y la primera aparición del fan-favorite Capitán Jack Harkness John Barrowman-. En la segunda guerra mundial, un niño fantasma con una máscara antigás pegada en la cara, que haría temblar de terror a Freddy Krueger, no deja de preguntarle a todo el mundo:

Are you my mommy?

 

3×01: SMITH AND JONES

La tercera temporada es probablemente la mejor de la serie actual y ya desde el primer capítulo empieza a lo grande. Con el Doctor y Martha Jones Freema Agyeman, alias Amanita de Sense8, que hasta hace un capítulo interpretaba a otro personaje distinto– atrapados en una explanada de la luna, en un hospital en cuarentena con un letal fugitivo alienígena comiéndose a los pacientes y los soldados Judoon intentando atraparlo. Según se cuenta, escribieron este capítulo para cachondearse de Tennant y su imposibilidad de pronunciar palabras terminadas en –oon sin un fuerte acento escocés. Por eso el capítulo va sobre “THE JUDOON ON A PLATOON ON THE MOON”.

 

6×04: THE DOCTOR’S WIFE

El primero de los dos capítulos de la serie que fueron escritos por el grandioso Neil Gaiman. En él, un planeta viviente –que recuerda poderosamente a Ego de Guardianes de la Galaxia– atrapa al Doctor porque le encanta alimentarse de Timelords, pero no cuenta con que la TARDIS sufrirá una alteración que la convertirá en… una mujer.

-Fear me, Doctor, I’ve killed hundreds of Timelords.

-Fear me more… I killed them all.

 

7×07: THE RINGS OF AKHATEN

Un episodio visualmente precioso en el que una niña debe cantarle una canción a un dios de fuego para evitar que se coma a todo su planeta. Piel de gallina con sólo recordarlo.

2×03: SCHOOL REUNION

Una de las poquísimas veces en que un personaje de la serie antigua vuelve a aparecer en la nueva –a parte de ésta, sólo se me ocurre el Brigadier al final de la temporada 8 y Derek Jacobi al final de la 3-: Sarah-Jane Smith, la más querida de las antiguas companions, vuelve a unirse con el Doctor –y su perro robot K9– para investigar una escuela infestada de vampiros, el líder de los cuales es nada menos que Anthony Head –Giles de Buffy-.

 

7×01: ASYLUM OF THE DALEKS

La séptima temporada fue casi tan legendaria y llena de momentos inolvidables como la tercera –un último brillo antes de la terrible y olvidable temporada 8-. Como este primer episodio en que vemos una escalofriante instalación “psiquiátrica” llena de Daleks defectuosos y a cierta chica misteriosa obsesionada con hacer suflés.

Eggs… Eggs… Ex… EXTERMINATE”.

 

4×06: THE DOCTOR’S DAUGHTER

El Doctor y Donna llegan a un planeta de soldados cuya única forma de reproducción es la clonación. Lo que no se esperaban es que de ahí nacería Jenny, la hija/clon del propio Doctor, de la que por desgracia los guionistas se olvidaron y nunca volvimos a ver en la serie –interpretada por Georgia Moffet, la esposa en la vida real de Tennant e hija del 5º Doctor Peter Davison… because wibbly wobbly timey wimey stuff-.

 

6×07: A GOOD MAN GOES TO WAR

La gran batalla del Doctor y sus amigos para recuperar a Amy de las garras de Madame Kovarian. La primera aparición de Madame Vastra, Jenny Flint y Strax el trío Sherlock Holmes-, el descubrimiento del origen de River Song y el momento de mayor chulería del centurión Rory aterrorizando él solito a todo un batallón de Cybermen con una mirada. No hay palabras para describir cuánto mola Rory. Bueno, sí:

Demons run when a good man goes to war”.

 

4×08 y 4×09: SILENCE IN THE LIBRARY / FOREST OF THE DEAD

La primera aparición de River Song y la única vez que coincide con Tennant. Una biblioteca espacial infestada por una raza de microbios alienígenas terroríficos, los Vashta Nerada.

 

2×08 y 2×09: THE IMPOSSIBLE PLANET / THE SATAN PIT

Vale, el Doctor ha derrotado a enemigos tan temibles como los Daleks, los Cybermen, los Silence o los Zygon. Pero Rose Tyler derrotó al mismísimo Satán –o al menos a la terrorífica criatura primigenia en la que se basan todas las religiones del universo que tienen concepto de un Diablo-. Empate técnico, ¿no?

 

7×03: A TOWN CALLED MERCY

Y, para acabar, el genial capítulo del oeste. Con un pistolero ciborg molón que habría dado para un buen spin-off y la siempre agradecida aparición de Ben Browder John Crichton de Farscape-.

 

¿Qué otros capítulos consideráis legendarios e inolvidables? Dejadnos un comentario. ALLONS-Y!!!

Críticas

RAZONES POR LAS QUE JESSICA JONES ES LA MASTERPIECE DEL AÑO

16-12-2015

Publicado originalmente en Reino de Series.

 

Si una serie ha pegado fuerte este año entre los aficionados al género superheroico, ha sido sin duda Jessica Jones, la nueva sensación de Netflix / Marvel (lo siento, Flash, te queremos pero es lo que hay). Nuestra Jessi (por favor, no me dejéis volver a llamarla así) ha enganchado tanto a los fans del Universo Cinematográfico Marvel como a toneladas de espectadores que no suelen fijarse en las pelis de superhéroes (y no hablemos ya del selecto conjunto de fans del cómic original de Jessica). ¿Pero en qué radica el éxito de esta serie? Veamos…

EL TONO

Marvel está haciendo algo muy interesante con su Universo Cinematográfico y Televisivo, que es dar distintos tonos a sus películas y series. Están la inmensa mayoría, que son pelis de superhéroes, aventuras, hostias como panes y ya está, pero luego tienes las comedias disparatadas como Guardianes de la Galaxia o una serie de espionaje puro y duro como Agentes de S.H.I.E.L.D. En el caso de Jessica Jones, al igual que en el cómic original, Marvel ha querido dar un paso más allá y dejarnos claro que ésta no es una historia de superhéroes. Es una serie noir al más puro estilo de las pelis de Bogart, pero trasladada a una época actual, más sombría si cabe. Es una serie de detectives, de desencanto social en la jungla urbana, de “la vida es una mierda, pero habrá que seguir tirando como se pueda”. Se da la casualidad de que sale gente con superpoderes, pero esto no es lo principal. Lo principal es Jessica, su trabajo de detective privada y el asco que siente por el mundo que la rodea.

JESSICA EN SÍ

Jessica es el personaje ideal para una serie que rompe con los esquemas del género heroico. Es la antiheroínamáxima. Bebe, fuma, folla, dice tacos y tiene tal facilidad para recurrir a la violencia física en cualquier situación que haría estremecerse de terror a Punisher. Su principal superpoder, más que la fuerza aumentada y la capacidad de volar (más o menos), parece ser su cinismo recalcitrante y la capacidad de hacerte sentir como la cucaracha que ella cree que eres sólo con una mirada despectiva. Todo se la trae al fresco. Bueno, todo no… ya hemos visto de qué va la historia, ¿no? Además, Krysten Ritter es como un ángel caído del cielo y, si a vosotros ya os enamoró en Breaking Bad, sólo os digo que a mí ya me tenía enamorado desde su (insoportable) personaje enVeronica Mars.

EL HOMBRE PÚRPURA

Aunque en su adaptación para televisión se ha obviado lo de que tenga la piel lila y su origen croata, Kilgrave es el mejor villano que hemos visto en una serie de televisión desde los tiempos del Fumador en Expediente X, Sylar en Heroes o Lindsey McDonald en Angel. Como ya hicieron con Kingpin en la serie de Daredevil, nos han mostrado a un sociópata peligroso que da ganas de echarse a llorar escondido bajo la cama, a la vez que nos han enseñado su lado humano y nos han hecho compadecernos de él en ocasiones. La serie va alternando esos momentos de “dios, pobrecito Kilgrave” con los de “pero será mamón, ojalá lo maten pronto” y está tan bien escrito que te lo comes con patatas. Y no nos olvidemos de quién lo interpreta: David Tennant, probablemente el mejor actor de la historia de la humanidad (toma, lo digo y me quedo tan ancho). El Gran Orgullo de Escocia, lo mismo se atreve con el nivel de histrionismo que lo hizo mítico en Doctor Who (es el mejor Doctor habido y por haber y lo sabéis), que nos hace llorar con su desvalido y dolorido personaje en Broadchurch, que se marca un Hamlet, que nos traumatiza interpretando al terrorífico Kilgrave y hace que nos dé miedo salir a la calle a comprar el pan.

David Tennant ya acosaba a Jessica incluso en los murales de las oficinas de Marvel.

David Tennant ya acosaba a Jessica incluso en los murales de las oficinas de Marvel.

EL RITMO

No esperéis ver una serie de superhéroes con acción a raudales, épicas aventuras y un ritmo trepidante. Jessica Jones es pura novela negra, una serie de ambiente, una historia sobre ser un inadaptado en un entorno hostil y claustrofóbico, sobre lo lento y opresivo que se te hace el día a día cuando no sabes quién eres ni lo que quieres ser. Por ello, la historia comienza con un ritmo suave, pausado, contemplativo, que hace que mientras la ves puedas meterte en el ambiente y sentir lo que siente Jessica, llegar a entenderla, ponerte en la piel de un detective privado que vive en un cochambroso apartamento de un barrio bajo de Nueva York. La trama avanza de forma adecuada, sin aburrirnos por lo tranquilo del ritmo y sin dejar de agobiarnos por las escalofriantes apariciones de Kilgrave. Pero si lo que buscas son emociones fuertes, no te preocupes. A partir del capítulo 6 (recordemos que sólo tiene 13 capítulos, así que estaríamos poco antes de la mitad de la temporada) la trama da un salto y el ritmo se acelera, llevándonos en una carrera vertiginosa hacia el brutal final.

SECUNDARIOS DE ORO

He leído en alguna crítica de internet que los secundarios de Jessica Jones son poco interesantes. No estoy para nada de acuerdo. Precisamente una de las grandezas de la serie es la riqueza de sus secundarios. No hay un solo personaje que no tenga personalidad. Hasta los personajes episódicos que tienen dos frases en toda la serie tienen algún detalle que los hace especiales, en lugar del simple “hola, pasaba por aquí para rellenar”, desde las variopintas víctimas de Kilgrave hasta los clientes de Jessica. Malcolm, el vecino drogadicto, es genial y por favor, que salga más. Luke Cage se come la pantalla y da aún más ganas de que estrenen su propia serie. Jeri, pese a estar interpretada por la insulsa Carrie-Anne Moss (Trinity de Matrix, la mujer con la expresión facial de Van Damme en su peor día), está llena de matices que la hacen interesante pese a lo odiosa que es. Y no me voy a explayar hablando de Patsy, digooo, Trish Walker, porque aquí no puedo incluir el emoticono de whatsapp del gatito con corazones en los ojos. Bueno, quizás más abajo…

Malcolm es mucho más guay en la serie que en el cómic.

Malcolm es mucho más guay en la serie que en el cómic.

CONEXIÓN CON EL UCM

Una de las cosas que más lo parten en el Universo Cinematográfico Marvel y que hacen que esté ganando terreno al de su rival DC es ese lema de “Todo está conectado” con el que nos vendieron Agentes de S.H.I.E.L.D. Al contrario que pasa en DC, que cada peli parece transcurrir en una realidad distinta y no tener ninguna lógica entre sí (y no digamos ya entre las pelis y las series), en Marvel nos quieren dejar muy claro que todo pasa en un mismo cosmos de ficción, que todo está conectado entre sí, dándole una dimensión más compleja, estructurada y creíble. Mientras que Agentes de S.H.I.E.L.D. se ha convertido en el epicentro del UCM, del que parten las tramas en torno a las que girarán el resto de películas, los casos de Daredevil y Jessica son los que están más apartados del resto de ese cosmos, para dejarnos clara la distinción entre los grandes héroes épicos que luchan contra amenazas intergalácticas y los pequeños héroes de a pie, que protegen su barrio y viven al nivel de los civiles. Pero eso no impide que de vez en cuando nos den algún detallito para que no se nos olvide que todos viven en un mismo universo, como comentar la invasión Chitauri a Nueva York (de la primera peli de los Vengadores), el cameo de Rosario Dawson reinterpretando su personaje de Daredevil (Claire Temple, la adorada Enfermera de Noche de los cómics Marvel) o esa hilarante conversación de Jessica y Luke después de descubrir mutuamente sus poderes, en la que Luke hace referencia a “el tipo verde grandote y su pandilla” (creo que se refiere a Hulk y los Vengadores, aunque bien podrían ser los Fruitis).

LAS REFERENCIAS AL CÓMIC (DE CULTO) ORIGINAL

Si has leído el cómic original en el que está basada la serie, Alias, de Brian Michael Bendis, te felicito por tu buen gusto. Si no, te lo recomiendo encarecidamente. Aunque no te vaya el género superheroico, Alias es una historia detectivesca e indie con el mismo tono que la serie, un dibujo muy underground y una profundidad de personajes que deja en segundo lugar la trama de investigación. En la serie han respetado muchísimo el carácter de Jessica, la cualidad introspectiva del guión, el ambiente sórdido y el tono de la historia. Incluso la primera escena del primer capítulo es idéntica al inicio del primer cómic. Sabiendo que el cómic fue más una obra de culto que un gran fenómeno de masas, la serie de televisión se ha construido de forma independiente, sin necesidad de conocer el material original para disfrutar de ella, pero con deliciosos guiños que pasarán inadvertidos a los neófitos pero que alegrarán el día a los fanáticos. La preciosidad visual de los créditos iniciales es una referencia directa a las alucinantes portadas que David Mack dibujó para Alias. Y, por cierto, que sepáis que el speech que le suelta Jessica a una tipa sobre que “si le dispara se sacará la bala con el meñique y se la meterá por el culo“, es idéntico al que suelta en uno de los primeros números del cómic. Tenemos otros pequeños guiños: por ejemplo, en el cómic, Jessica tiene flashbacks de cuando intentó ser una superheroína adolescente, tras un desengaño amoroso con su compañero de instituto Peter Parker (sí… ÉL) y se enfundaba un traje ridículo de látex, el mismo traje exacto que Trish intenta sin éxito hacerle poner en un flashback de la serie. Otro tema interesante es el de Kilgrave, que como ya he mencionado antes se hacía llamar en los cómics Marvel “El Hombre Púrpura” ya que éste era el color de su piel. En la serie han querido hacerlo más verosímil y dejarlo de color carne, pero las referencias al color púrpura están presentes siempre en su ropa y, muy a menudo, en las tonalidades de la luz de fondo que aparece cada vez que Tennant entra en pantalla. En cuanto al personaje de Will Simpson, el poli majete –aquí os podéis comer un pedazo de SPOILER si estáis leyendo esto sin haber visto la serie-, reconozco que me costó pillar quién era, porque no estaba sacado del cómic de Alias sino de otros cómics de Marvel. En un principio creí que se trataba del U.S.Agente, una versión malota del Capitán América, debido a su pasado como ex militar violento, pero la aparición de las pastillas rojas, azules y blancas (muy patriótico todo) deja claro a cualquier Marvel Zombie que se trata ni más ni menos que de Nuke, un mítico villano enemigo de Lobezno que llegaba a tatuarse una bandera americana en toda la cara. La transformación de este personaje a lo largo de la temporada es, por cierto, genial. Y eso me lleva al último punto…

Jessica adolescente.

Jessica adolescente.

PATSY WALKER ES AMOR

Quería incluir a Trish en el apartado anterior, pero es tan grande que se merece un párrafo individual. En Alias, el papel de amiga y confidente de Jessica lo jugaba ni más ni menos que Miss Marvel (la superheroína que recientemente ha cambiado su nombre por Capitana Marvel, de la cual tendremos película en unos añitos), pero para la serie han decidido sustituirla por Patsy Walker, uno de los personajes más antiguos de Marvel. En los años 40, la editorial (por entonces llamada Timely Comics), movida por el machismo imperante en la época, decidió lanzar una línea de cómics “para niñas”, que consistía en historias de chicas monas y sus amoríos, sin relación con las tramas de superhéroes que se cocían en las páginas de Capitán América, Nick Furia y otros tebeos “para niños”. De entre ellas, junto a Millie la Modelo, la que tuvo más éxito fue la serie de cómics de 1944 Patsy Walker, una comedia tonta sobre una adolescente pelirroja y su grupito de amigos molones, al estilo de Archie y su Pandilla(de hecho, llegó a salir en la revista Archie). Tal fue su éxito que ya en los 60, cuando se creó el Universo Marvel en el que se establecía que todos aquellos superhéroes de cómics distintos vivían en un mismo mundo y podían llegar a cruzarse entre ellos, decidieron incluir a Patsy. Pero aquellas historias para niñas ya no encajaban con el nuevo modelo de Marvel, así que Patsy aprendería el arte marcial del Krav-Maga, conseguiría el superpoder de sentir las energías místicas de cualquier cosa o persona relacionada con la magia (debido a su suicidio y su resurrección por parte de su ex marido… ejem… sí, el Hijo de Satán) y se convertiría en la Gata Infernal, una famosa Vengadora. En la serie de Jessica Jones, Patsy se avergüenza de su pasado como ídolo infantil (algo que se ha convertido en una broma recurrente cada vez que aparece en un cómic) y cambia su nombre a Trish, aunque no puede evitar que la gente siga recordándola por haber aparecido en un cómic cutre de amoríos adolescentes y restregándole su pasado por la cara (¿veis lo que han hecho aquí?). Ignoro si en algún momento de la serie llegará a convertirse en Hellcat o quedará como una simple anécdota, pero el momento en que un fan se acerca a ella llevando los cómics originales de Patsy Walker de los años 40 y le dice “me gustabas más de pelirroja” es un guiño genial.

Te queremos, Patsy.

Te queremos, Patsy.

¿Os ha dado un poco más de dimensión este artículo después de ver la serie? ¿Os ha dado ganas de verla si aún no lo habíais hecho –en cuyo caso, espero que os hayáis saltado el fragmento sobre Simpson-? Quizás habría que escribir otro artículo más objetivo buscando los puntos débiles y fallos de la serie, pero lo dejaré en manos de alguien que haya sabido encontrarle alguno. Tenemos Jessica para rato y un año entero para mordernos las uñas y hasta los codos esperando a su segunda temporada. Hasta entonces, como diría Stan Lee, ‘nuff said!

%d bloggers like this: